UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICA Y POLITICA, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Friday, March 3, 2017

TODOS MUÑECOS Y MUÑECAS: ABRE EL PRIMER PROSTÍBULO DE MUÑECAS SEXUALES

 
La asociación  de trabajadoras del sexo ha acogido muy mal la noticia hasta el punto de que se estan organizando grandes marchas de protestas contra lo que se considera una ilegítima piratería contra los derechos laborales de las profesionales del sexo. Porque, según han dicho, y con toda la razón: "Una cosa es que nos hagamos la competencia entre nosotras, y otra muy distinta e indignante es que nos vengan ahora con esas muñecas contra las cuales será imposible competir; y a lo que ésto nos conducirá es a que todas nosotras nos tendremos que convertir en muñecas para poder comer y mantener a nuestras familias...aúnque al paso  que van las cosas, todos nos tendremos que convertir en muñecas o en muñecos
para poder ganarnos el pan"
 
Pero a nosotros, como consumidores, la noticia nos ha causado un gran contento y regocijo pues ya podemos darle rienda suelta a  nuestros instintos polígamos sin sentir culpa ni malsanas nociones de infidelidad conyugal.
 
Eso si, vamos  a tener que esperar a tener una de ellas en propiedad --que es lo que nos gustaría en realidad-- porque los precios, dicen, están por las nubes: a seis mil euros por muñeca; aunque, nos  han dicho, mejor ir por horas. Ya veremos.
 
Hasta existen opciones.
Esta Kati, de tez blanca, rubia y ojos verdes. Lili, de rasgos más asiáticos, y Leiza, de piel negra y Aki, que parece sacada de un animé. El precio de estar una hora con una de estas muñecas es de 80 euros, en oferta de lanzamiento. 
Sería conveniente aprovechar esta promoción antes de que suban.
 
El prostíbulo asegura que antes y después de usar las muñecas, “son lavadas con jabones especiales antibacterias”, pero de todas formas se les pide a los clientes que las usen con condón.
 
Esta es la parte que me fastidia: tener que usar condón.  Por dios y todos los santos... ¡condón también con las muñecas!
 
Para hacer más realista el encuentro entre los clientes y las muñecas, el negocio ofrece algunos extras para completar esta fantasía. Así, los que acudan al burdel en busca de compañía podrán pedir velas o luz tenue para gozar de un momento íntimo, televisiones de plasma para visionar películas porno, así como la posibilidad de escoger el tipo de ropa que deseen que lleven las muñecas y en qué posición quieren encontrarla...Creemos que mas no se puede pedir.
 
Puestos a pensar --porque el tema implica muchas cosas--, nos preguntamos que si estas muñecas se empiezan a sofisticar y a parecerse cada vez mas a la realidad,  ¿dónde van a quedar los límites?
¿Hay límites?
¿O es que no hay límites?
 
 ¿O es que los humanos,
al no tener Naturaleza, 
vivimos en una ficticia "dimensión"
en la cual los bordes
entre lo real y lo virtual 
empiezan a no distinguirse, 
dónde el actor, el espectador
y el genuino y auténtico realizador
se entremezclan de tal manera
que si seguimos asi un día nos vamos a encontrar con que el asiduo cliente del prostíbulo de muñecas acaba divorciándose de su mujer
para casarse con su amada muñeca burdelera?
 
¿Es todo el holograma de la civilización 
un gigantesco burdel dónde a todos
nos han convertido 
en muñecas y muñecos?
 
¿O es que no es también un muñeco
el que acude al burdel de las muñecas
para pasar un tiempo con Kati, Lili, Leiza, y Aki?
 
¿O será, como dice la comunicación de la asociación de las trabajadoras del sexo que, al paso que van las cosas, todos nos tendremos que convertir en muñecas o en muñecos
para poder ganarnos el pan"...
y podernos interrelacionar los unos con los otros
en un concurso ya desbaratado
de su auténticidad original?
 
De todas formas yo lo quisiera probar.
La que me gusta es Kati,
y desearía tener una noche con ella
a la luz de unas velas en una cena romántica
en la cual yo me comería los dos platos, claro...

No comments:

Blog Archive