SPREADING FREEDOM AROUND THE WORLD


UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICAS Y POLITICAS, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Tuesday, February 9, 2016

SARTRE, EL SASTRE DEL COMPROMETIDO TRAJE DEL "SUM, ERGO COGITO"


Entre 1914 y 1918 murió el 10% de los  varones adultos en Francia. La llamada primera Guerra Mundial sacudió todos los cimientos de la  nacion. Los sobrevivientes tuvieron que retomar los escombros y empezar a reconstruir sobre ellos  un mundo nuevo dónde una clase intelectual destrozada y frustada escapó hacia el dadismo y el surrealimso (su apóstol, Andrés Breton, fue un veterano de Guerra) y un amargo sentimiento de naufragio colectivo.

La vida parisina de los  años 20 y 30 ya señalaba la misma desilusión y decadencia de la postguerra. "Somos los derrotistas de Europa: mundo occidental, estaís condenados  a morir, anuncioó mesianicamente Louis Aragon en 1925.

Aunque lai nfluencia de Bergson se había disipado, éste caldo de cultivo hecatómbico que dejó la Guerra volvió a alimentar la exaltación del instinto por encima de la inteligencia y el de la experiencia vital por encima del conformismo social, y ello se podría explicar porque la razón, el Logos, había sido destruído bajo los millones de cadáveres y la inmanente desesperanza que se creó en corazones y almas. Y esta instintual reacción a la catástrofe se convirtió en terreno común para los pensadores franceses de la izquierda y la derecha.

Naturalamente, ello provocó, para los intelectuales de los 20 y los 30, el hecho de que las viejas opciones  políticas ya no ofrecieran soluciones. George Bernanos, escribió: "el liberalismo murió  con el primer disparo de  la Gran Guerra". Tanto había sido el cambio.

Conservadores jovenes como Pierre Drieu La Rochelle y el poeta Robert Brasillach, abandonaron el monarquismo para adherirse al fascismo que limpiaría la podredumbre de la Francia moderna. "El único modo de amar hoy en día a Francia es odiarla en su forma actual", explicaba La Rochelle en los años 30. La izquierda francesa se enzarza entónces en interminables luchas entre comunismo y socialismo, aúnque el primero carecía aún de bases para convencer de sus programas al no cohesionar con la situación social de Francia. Fue la aparición del creciente fascismo aleman lo que forzó a unir estratégicamente a ambos campos en el Frente Popular de 1935-1936 --en el inicio del asalto al poder constitucional  de España por el fascismo--.

La derecha y la izquierda se convirtieron en los compromisos políticos que demostraban lo que Arthur Koestler llamó el "enorme anhelo de un nuevo orden humano". (Hoy seguimos cabalgando en el mismo anhelo)

En esta atmósfera arrolladora de anhelos y busquedas, estalló como una bomba la filosofía alemana. Primero llegó con el marxismo en su forma occidental de la mano del joven Marx y su continuador excepcional, George Lukacs, pero también arribó la burguesificación --sardónica-- a la que llevaría todo éste escenario naciente con las premisas de un emigrado ruso huído de la revolución Bolchevique, Alexandre Kojéve, que, en los años 30, dictó en la Sorbona un seminario sobre Hegel a toda una generación de
intelectuales franceses, entre ellos Raymond Aron,  Maurice Merleau-Ponty, George Bataille, Jacques Lacan y André Breton.

Kojéve desarrollo una versión un tanto cínica de la historia universal de Hegel. Con el tiempo todos se aburguesarían y se adaptarían felizmente a una cultura cada vez mas homogenea y estandarizada y será el "fin de la  historia" --proclamaba--, pero el producto humano que se extrapolaría de ésta etapa final de la  civilización será muy inferior a aquello que había imaginado Hegel y sus herederos progresistas, postulaba Kojéve (Desde luego, sacando de ello su posible y torcida raiz dialectica-interpretativa de los originales textos de Hegel, parece ser que el tiempo le daría un tanto de razon al exilado ruso)

El hombre moderno ya era --alienado y desfalleciente-- el último hombre de Nietzsche. Conformista y obediente hasta la médulla, había entregado su character y vitalidad a su manufacturado yo social, aniquilando en él mismo el  flujo libre de su innata capacidad de amar, odiar, crear y destruir,  bajo un armor impuesto por una burguesía cada vez con mas medios técnicos, económicos y políticos. Al final de la  historia, todo el mundo será como los Estados Unidos -patrocinaba Kojeve-- un destino funesto para cualquier standar de la intelectualidad francesa.

Al principio, el  joven Jean-Paul Sartre se encontraba alejado del cogollo historico de esta dinámica intelectual. Nació en Poitier en 1905 en un ambiente cultural confortable con una madre afectuosa y una familia amante del arte, la literatura y la  música. Lo enviaron a Paris a recibir una educación elitista que pronto le abriría uno de los  caminos  mas interesantes de la intelectualidad europea del siglo XX.

"En Bergson" --escribiría después-- encontré la descripción de  mi propia vida psiquica".  Asi empieza Sartre, con la introspección, no hecha metafísica, pero si como trampolin de salto hacia los elementos objetivos de su medio  ambiente.

Su compañero de liceo, Raymond Aron, lo sacó de este invernaculo estético. Aron había regresado a Paris despues de haber estudiado con Edmund Husserl en Berlin, y como le explicaba al atónito Sartre en un café, todo, todo, este cristal, esta mesa, esa puerta, son ahora epítomes filosóficos porque la razón, el concepto que tenemos de ellos, se ha desvanecido.

Husserl le decía a sus alumnus que se olvidaran de los recursos habituales de la teoría filosófica; todo, todo conocimiento verdadero venía de nuestra intuición inmediata de las cosas tal cual son. Los límites externos de esa intuición se ponían a prueba en los que H. llamaba la "situación límite" --simbióticamente parecido a la "experiencia límite" de Foucault--, ese momento extremo y súbito en el que, por ejemplo, un peaton baja de la acera a la calzada frente a un coche que pasa, ese momento en el que un soldado en la trinchera se tira al  suelo ante la explosión de una granada. Esos momentos de "existencia no medida", explicaba H., eliminan la racionalidad superficial con la que encaramos los fenómenos de la vida cotidiana.

Sartre quedó conmocionado.
La Gran Guerra había sido un gran terremoto que movió todas las piezas establecidas a lugares distintos y cimentó asi la fascinación por lo irracional, lo subconscientemente espontáneo y libre de reacción ante los esquemas y reflejos  condicionados del Logos.

Kojéve enfatizaba la  necesidad del derramamiento  de sangre y la revuelta en el proceso  historico, no como  parte de la lucha darwiniana por la supervivencia, sino como parte de la  naturaleza vital del hombre.

Ocurría que después de que la Gran Guerra sembrara muerte los campos de Europa, unas energías de reproducción, unos latidos atávicos de volver a crear lo perdido cuanto antes, un intenso pulso instintual se había apoderado del cerebro de las élites pensantes tanto filosófica como politicamente.

Mientras tanto, otro nietzschiano influyente, Martin Heidegger, aparecía en escena. Estaba tremendamente influenciado por  la "Voluntad de Poder" de Nietzsche,  y su logro fue el conciliar el nihilism de N. y el rechazo modernista del estado burgués. Su libro mas influyente, "El Ser y el Tiempo", publicado en 1927, era la misma predica que  esparcía en sus clases de la Universidad de Friburgo, una doctrina de escape y compromiso a la  vez, sobre todo la huída de una modernidad occidental empantanada en su racionalidad estéril. H. rechazaba toda mediación de la realidad o "Ser" que representaban las instituciones normales y la razón analítica. En vez de analizar e interpretar el mundo, el hombre debe de zambullirse en él. Uno de sus mas importantes terminus era el "Gesworfenheit", el estado del hombre arrojado a la realidad de su tiempo y lugar. En su fiolosofía, "estar arrojado en la  corriente del tiempo es el rasgo fundamental e inalterable de la condicion humana". La historia humana no tiene en si misma ningun sentido ni podemos  infundirle un proposito, como flujo incesante --de Heraclito-- es solo un río donde nos hundimos o nadamos
(claro que también se puede flotar en sus aguas como zombis)

En Bergson la experiencia del mundo contribuye a la afirmacion del yo, en H., dada la naturaleza del Occidente moderno, es fuente de negación y alienación. H. le  enseñaba a su concurrencia que los desastres de "la historia mundial de éste siglo" eran el resultado de "la  voluntad de desear" occidental, y ésta era "la incondicional reificación de todo lo presente" por parte del hombre moderno. Al igual que sus contenporaneos de la Escuela de Frankfort, H. veía esta implacable voluntad de desear en la ciencia moderna. Y las consecuencias eran espantosas: "La fuga de los dioses, la destrucción de la tierra, la estandarización del hombre, la preeminencia de lo mediocre...el oscurecimiento del mundo". (Mas tarde H. vería en el alzamiento regenerativo de Hitler al  poder una luz en éstas tinieblas)

Esta apocalíptica imagen de la  modernidad como un "oscurecimiento del mundo" y el ataque contra la "razon metafisica", sacudió a Sartre hasta la médula. El espiritu bergsoniano del élan vital le debió parecer una ingenuidad de gabinete en comparación con éste sólido y elemental "Ser-ahi" (Dasein) catapultado a una concreta realidad, a un cosmo específico del hombre y la desnuda naturaleza de la Existencia, la filosofía que Sartre llamaría mas tarde tarde existencialismo, esa situación en la que, inexorablemente, lidiando con nuestra libertad, o nos hundimos o nadamos.

En 1935, Sartre, a su regreso de Berlin despues de haber estudiado la filosofia alemana en Berlin, proclamó con entusiamo que Husserl y Heidegger habían puesto al hombre de vuelta en el mundo, y habían dado cuenta cabal de los padecimientos y sufrimientos del ser humano, y tambien de sus rebeliones. La lección mas importante para S. era que el mundo --las condiciones objetivas donde existimos-- es el lugar "por el cual la realidad humana se revela a si misma en lo que verdaderamente es". La nueva filosofia existencialista, creía S., produciría "una ética y una política que son puramente positivas, en contraste con el cosmos burgués representado por la Francia contemporanea (Pronto Georg Lukács diría de ello que era un forma reaccionaria e irracional producida por el mismo mundo al que quería combatir: la estructura burguesa)

El hombre esta "condenado a ser libre"  porque tambien esta condenado a estar solo, era otra arista de la figura del existencialismo. Aqui S. tomaba el término de Husserl y Heidegger, Angst, para describir la turbadora angustia del hombre moderno, quien tiene la sensacion de llevar el peso del mundo sobre sus incapacitados hombros, pues los medios tecnologicos burgueses introducen,  por primera vez en la historia, una globalidad informativa --y concienzal--donde las parciales localidades e idiosincracias particulares de los diferentes pueblos van quedando destruidas para ser sustituidas por una universal expropiacion donde el mundo, y su peso emocional, se hace uno solo para todos, Angst: la universalizacion del padecimiento --la explotacion-- general asumida por todas las partes y miembros del holograma humano reducen al hombre a lidiar con su aislamiento desde la libertad individual que parece que ha obtenido. 

Para escapar de este padecimiento de la Angustia, se intenta, como  el hombre masivo de Erich Fromm, fingír que no se es libre --un esclavo, al desresponsabilizarse, sufre menos-- Y entonces, segun S., para poder sobrevivir en estas nuevas coordenadas, se construye --tacitamente-- el reino de "la mala fé", donde la negacion del Otro, que es el  fundamento de la libertad, se vuelve contra el yo y no contra los demás.

La "mala fé" sartriana es la restricción de la  vitalidad del hombre y, como  la repressión de Freud, también es la base de la  vida civilizada. Para S., la repressión consiste  en mentiras e hipocresias, la victoria de la burguesía sobre lo auténtico y creativo

El existencialismo de S., sostenía que estar con los demas en la  sociedad moderna, sobre todo, someterse a sus pautas, valores y creencias, es una forma de autoinmolacion. Y de aqui su famoso aforismo: "El infierno son los otros", porque son los otros el impedimento básico  para que yo no pueda ser lo que deseo ser.

Pero este "infierno" iria a transformarse completamente cuando, despues de la invasion alemana de Francia, S. paso a luchar en la Reistencia. Y esta experiencia le enseñó que la gente comun puede trabajar conjuntamente en aras de un objetivo comun, asi que despues de la Guerra decidió revisar este descubrimiento. Se dio cuenta de que los otros no eran el infierno sino que, dada cierta coyuntura, dado cierto Dasein heideggeriano, tambien podrian ser la salvación.

S. empezó a buscar una nueva definicion de la libertad existencial que permitiera una reintegracion con la vida --compartida-- de otros seres humanos de tal modo que, "al elegirme a mi mismo, elijo al Hombre".

En Octubre de 1945, exaltado por la derrota del fascismo --aunque en España seguiamos lo mismo--, dictó una conferencia titulada "El existencialismo es un humanismo". S. habló durante dos horas sin notas y sin pausas ante el abarrotado y silencioso auditorio --el joven Michel Foucault estaba en él--, proclamando que el existencialismo no era una doctrina de la desesperación, sino "una doctrina basada en el optimismo y la acción", dónde, al elegirnos a nosotros mismos en la soledad --"estamos solos sin excusas"-- de nuestros cursos y dis-cursos, elegimos, abrazamos e incorporamos a todo lo que incluye el mundo que nos ha hecho llegar a esa conclusión, un credo que le enseñaria lo que ya sabia: que debia "comprometerse con su vida", pués "más allá no hay nada".

"El hombre", declaró en uno de sus pronunciamientos mas influyentes, "es solo una situación, una sintesis de sus experiencias, afectos y deseos en cualquier momento  particular. Estamos convencidos de que el  enfoque analitico ha muerto, y de que hoy su unico papel consiste en atentar contra la  conciencia revolucionaria y aislar a los hombres para favorecer a las clases privilegiadas"

WAHINGTON 'BLUEPRINT' FOR WAR AGAINST RUSSIA AND CHINA AND THE REST OF MANKIND AS COLLATERAL DAMAGE

"No sé como será la III Guerra mundial,
sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas"
(A. Einstein)
 
¿Llegará el biopático Ego Imperial
del IV Reich estadounidense
a tal grado hitleriano de demencia concentrada?
 
Bill Van Auken
World Socialist Web Site
Thu, 04 Feb 2016 16:30 UTC
 
Defense Secretary Ashton Carter's speech Tuesday previewing the Pentagon budget for fiscal year 2017 spelled out Washington's advanced preparations for military confrontations with the world's second- and third-largest nuclear powers, Russia and China.

Delivered to the Economic Club of Washington, DC, an appreciative audience whose sponsors include the major arms manufacturers Boeing and Northrop Grumman as well as financial giants like Bank of America and Goldman Sachs, the defense secretary's speech presented an unabashed declaration of Washington's intentions to assert its hegemony over the world's markets and resources by whatever means necessary, up to and including a nuclear holocaust. 
 
The presentation made by Carter, a longtime technocrat of America's military industrial complex, provides a powerful vindication of the warnings made by the International Committee of the Fourth International and the World Socialist Web Site that the deepening crisis of US and global capitalism is posing a real and growing danger of a Third World War.
The biggest increase proposed in the Pentagon budget is the quadrupling of funding for the US military buildup against Russia in Europe—projected to rise from $800 million to $3.4 billion.
 
In addition to the 65,000 troops Washington already garrisons on the European continent, the funding increase will pay for the "heel to toe" rotation of full armored combat brigades into the former Baltic republics, on Russia's doorstep, as well as other eastern European countries. 


This proposal represents a flagrant and provocative violation of the agreements reached with Moscow in the wake of the Stalinist bureaucracy's dissolution of the Soviet Union not to station large numbers of NATO troops on Russia's borders.

In addition, large quantities of military hardware, including tanks, artillery, infantry fighting vehicles and other weaponry, are to be stockpiled in close striking distance to Russia to allow for the speedy intervention of additional US combat brigades from Estonia, Latvia and Lithuania to Poland Bulgaria and Romania.

President Barack Obama issued a statement Tuesday declaring that the 400 percent increase in funding to encircle Russia "will enable the United States to strengthen our robust military posture in Europe and improve our ability to uphold our Article 5 commitments to NATO members."
 
By invoking Article 5, which requires NATO to militarily defend any member against attack, Obama was reiterating the vow he made in 2014 that the US would put "boots on the ground" to defend the Baltic republics, thereby making their right-wing and virulently anti-Russian regimes the trip wire for a war that would have incalculable consequences.
The other major focus of Carter's speech and of the proposed budget itself is the buildup of US military pressure against China under the banner of the "pivot to Asia," with particular emphasis on the modernization of the US war fleet for confrontations in the South China Sea.

Carter did not mince words about Washington objectives, which are to use military force to maintain US hegemony in Asia and quell any threat to its dominant position from the rising economic power of China, subordinating China to US economic and strategic interests and reducing it to a semi-colony of US imperialism.

The US, the defense secretary said, would act to "maintain the stability in the region that we have underwritten for 70 years," warning China that "to disrupt the security environment where half of humanity lives and half of humanity's economic behavior is not a good idea."
Washington, he continued, was carrying out its military buildup to be able "to impose unacceptable costs on an advanced aggressor that will either dissuade them from taking provocative action or make them deeply regret it if they do."

Employing the language of total war, Carter added, "In this context, Russia and China are our most stressing competitors."

All of these proposals to escalate military confrontations that lead in the direction of global catastrophe are being made without even the semblance of a public debate, never mind the support of the American people, who have repeatedly demonstrated their hostility to militarism and war.
 
The drive toward World War III is unfolding largely behind the backs of the public, with the corporate media and the two major parties showing no interest whatsoever in making the chilling implications of the Pentagon's preparations known to the population. 
As for Obama, the Nobel Peace Prize-winning president, his role as a rubber stamp for the US military and intelligence apparatus was briefly noted in Carter's remarks Tuesday.
 
Asked whether there would be a further increase in the number of US troops deployed in Iraq and Syria—where funding for military operations is also being increased by 50 percent to $7.5 billion—he responded in the affirmative, adding, "Every time the chairman [of the Joint Chiefs of Staff] and I have asked the president for more capability to do that, he said yes, and I expect that will continue."

The massive spending on war preparations is to be paid for through ever more draconian attacks on the living standards, jobs and social conditions of the broad masses of working people.
 
The extent of the diversion of social resources to militarism can be seen in the Pentagon's proposal to increase its spending on research and development for the production of newer and more deadly weapons to nearly $72 billion.
 
This amount alone exceeds the entire US federal budget for education in 2015, never mind the trillions more that are to be spent in the coming years for new generations of nuclear submarines, bombers and intercontinental ballistic missiles.

In July 2014, the International Committee of the Fourth International (ICFI) issued a statement entitled "
Socialism and the Fight Against Imperialist War." The statement drew out the fundamental dynamics of the drive toward world war that find expression in Carter's speech and the Pentagon's proposed budget. It declared:
"The danger of a new world war arises out of the fundamental contradictions of the capitalist systembetween the development of a global economy and its division into antagonistic nation states, in which the private ownership of the means of production is rooted. This finds its most acute expression in the drive of US imperialism to dominate the Eurasian landmass, above all those areas from which it was excluded for decades by the Russian and Chinese revolutions. In the west, the US, in league with Germany, has orchestrated a fascist-led coup to bring Ukraine under its control. But its ambitions do not stop there. The ultimate objective is to dismember the Russian Federation, reducing it to a series of semi-colonies to open the way for the plunder of its vast natural resources. In the east, the Obama administration's pivot to Asia is aimed at encircling China and transforming it into a semi-colony. Here, the objective is to ensure domination of the cheap labour that is one of the key global sources of the surplus value extracted from the working class and the life-blood of the capitalist economy."
The ICFI went on to explain that the objective roots of the US drive for world domination ensure that an imperialist world war is inevitable outside of the revolutionary intervention of the international working class to put an end to the capitalist system and establish socialism.
 
It stressed that the same contradictions that are the driving forces for war provide the objective impulse for socialist revolution.

In the year and a half since the ICFI issued its statement, these contradictions have only sharpened, intensifying existing wars and heightening the danger of new ones from the Middle East, to Eastern Europe, to the South China Sea, while at the same time driving the working class into increasingly bitter struggles against austerity and exploitation.

The historic question confronting humanity is the necessity for the working class to carry out the world socialist revolution before the capitalist ruling class can complete its descent into a war that threatens nuclear extinction.
 
This places the greatest urgency on the political task of building the Fourth International as the revolutionary leadership of the world working class.
 
                 :::::::::::::::::::::::::::::::
 
Voz de alarma. Alarma en la voz ante la nítida declaración de Washington, ya adelantada y programada con mucha mas antelación en The Project for the New American Century, PNAC, de las sólidas intenciones del Pentagono de asegurar su hegemonía imperialista sobre los mercados y recursos naturales del  mundo...por todos los medios que sean necesarios, incluyendo --si hace falta-- el holocausto nuclear...no deja lugar a ninguna duda de que los vencedores del III Reich aleman estan dispuestos a llevar a cabo los sueños de Hitler a escala universal.
 
Esto, al ser declarativo y directo en su incontrovertible verbatim semántico, lo hace muy grave al poner a la entera Humanidad como posible "daño collateral".
 
Esta situación, al estar totalmente extrovertida --máxime cuando está expuesta "por ellos mismos"-- como para caer en el manoseado maniquesismo, induce, como corolario incontrovertible, a tomar una única conclusión posible y plausible:
La burguesía imperialista estadounidense,
en el delirium tremem de su hegemónico
IV Reich operacional,
ya está convertida, par excellence,
en el Mortal Enemigo de la Humanidad.
 
Se tome ésto como una hipérbole radical o como un extremismo indoctrinario con ganas de amedrentar y de impactar, "The Defense Secretary Ashton Carter's speech Tuesday previewing the Pentagon budget for fiscal year 2017 spelled out Washington's advanced preparations for military confrontations with the world's second- and third- largest nuclear powers, Russia and China" ...deja asentado claramente la 'realpolitik' de los del "In God We Trust".

A partir de aqui..."This places the greatest urgency on the political task of building the Fourth International as the revolutionary leadership of the world working class"
 
Nos jugamos en ello el futuro de la Humanidad. Y el tiempo, ese viento prometéico que es el que ubica los acontecimientos en su auténtico lugar, lo dirá, lo ha dicho ya. Ahora todo depende de la lucha que tengamos
para poderlo rechazar y evitar corriendo la voz de alarma
de este rabioso lobo que se nos acerca por detrás. Pero, en todo caso, tenemos que darnos prisa, sino el Pentagono, y todas sus figuras geométricas, se nos adelantaran.
Por ejemplo, ya la BBC se nos adelantó la semana pasada con el estreno de un nuevo programa para consumo popular, cuyo título es genial --por no  decir criminal--: "World War Three: Inside de War Room", cuyo argumento gira en torno a una imaginaria invasión rusa de Letonia y el posterior lanzamiento de un ataque nuclear contra el Reino Unido. En este programa, Rusia “es presentada una vez más como la encarnación del mal”, la villana opuesta “a los amantes de la paz de la OTAN”, escribe en su artículo para RT el analista y periodista estadounidense Robert Bridge, que considera que la BBC “desata la histeria antirrusa a niveles apocalípticos”. El fiel lacayo europeo ya empieza a cumplir las ordenes que recibe de Washington al respecto para ir creando el oportuno clima de repudio y hostilidad hacia Rusia que genere la sustentacion de la casus belli que se necesita. El plan de guerra de Washington es burdamente obvio.
 

Blog Archive