SPREADING FREEDOM AROUND THE WORLD


UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICAS Y POLITICAS, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Monday, February 25, 2019

Película DESIERTO, Jonás Cuarón. Un Desierto con "mucha agua"


Si.
Antes de entrar en el desierto de los USAdores
hay que pasar otros.
Todos peligrosos.

Casi nunca vemos películas.
Pero ésta nos cogió.
(Y no es fácil cogernos)

El mexicano Jonás Cuarón es el director
y ha hecho del Desierto un "gran desierto";
para nosotros, un vergel,
un páramo con mucha agua
con la que te puedes lavar
y sacarte el tedio 
de las tontainas películas
del altar mediático
y que nos bombardean idiotizandonos
hasta la médula espinal

La desolación y belleza del lugar 
hace que la Naturaleza
colabore, sin saberlo,
como otro protagonista 
que envuelve con su majestuoso
e inmenso escenario natural
la corriente eléctrica
que fluye sin cesar.

La película se va desarrollando de tal manera
que quedas prendido de ella 
y mordiéndo el anzuelo que te presenta.

En primer lugar, 
la tremenda parábola política
sobre la que se desenvuelve
entra en marcha directa,
sin concesiones,
para que el motor del coche
del espectador corra 
con los que llevan al galón de agua 
en las manos...

Por un lado el demente que defiende 
su land of the free de los bárbaros del sur 
que vienen a quitarsela.

Por otro lado, los barbaros del sur
que vienen a recuperar lo que era suyo.

Ya quedan establecidos los dos vectores de fuerzas
sobre los que va a girar la resultante
de ésta figura geométrica.

Pero todo hubiése quedado en el masivo cliché 
del calzado en serie televisivo
si Cuarón no hubiése sabido darle
ese rítmo emocionante de caza,
huída,
persecución
y perro devorador
(al que había que darle
un premio de interpretación),
que, poco a poco, 
en un suspense de perseguidos y perseguidor
termina apoderandose del espectador.

Y no podemos hacer nada
por sustraernos a ésta ecuación.

Y, naturalmente, detrás de ello está Cuarón
que le transmite a la cámara un ojo incisivo
y supervisor que se apodera 
de cada cuadro de acción.

(En vilo seguimos a ese maldito perro,
el mejor amigo del hombre)

Y con esos encuadres vamos 
también nosotros metidos en la huída
--sin poder hacer nada por salvarlos--;
en la persecución del de-mente
que lleva en su furgoneta
la bandera de los esclavistas
confederados del sur de su nación
que practicaban --no hace mucho--
los mismos ejercicios de tiro al negro
tras echarle los perros al cimarron. 

Nos preguntabamos,
viéndo la carnicería que el demente
iba ejecutando usando los mejores estilos
que otros dementes llevaron 
a cabo en otro Desierto,
el de Vietnam:
¿qué final le va a dar el director a todo ésto?

El bienvenidos a la tierra de la libertad,
cuándo el demente ejecutaba a sus víctimas,
no deja de tener la significativa y lacerante
ironía de todas las tragedias 
que, en mayor o menor escala,
se viven cada día en el otro Desierto
de los núcleos urbanos del país
adónde los perseguidos querían llegar 
y dónde la policía --dementes uniformados--
todos los años mata en las calles
a centenas de los que el Desierto 
logran cruzar. 

Cuarón no nos deafraudó con el final
Porque hubo equilibrio, 
estética fílmica 
mensaje,
justiciera Nemesis coyuntural
y comprometida perspectiva de la realidad

Al malo se le hace pagar por sus pecados
Y aúnque sea tópico
no se podía dejar que pasara
en otra clase de formato

Un disfrute cinamatográfico encajado
en la metáfora humana y social
que se monta todos los días
en la dramatis personae
de miles de seres humanos
que al otro lado quieren cruzar,
buscando, lo que se dice,
mejor oportunidad...

Asi le aseguran al Gangster de Trump
la coartada de que con un "muro"
se evitaría que esos dementes
con banderas confederadas del sur,
con sus perros y rifles,
se dediquen a cazar y matar
...en lugar de ingresar en la policía
y hacerlo de forma oficial.

Película a apreciar en medio 
de la pandemia imperante
de juegos de tronos y tronos de juegos
dónde se masifica y atonta
sin decir lo que se debería denunciar.

ENTREVISTA A QUASIMODO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS





Tenemos una cita a las doce del medio día.
Son la doce y media y aún no ha llegado.
Un silencio oscuro de luces llenaba la estancia
de fantasmas y diablos medievales 
como si aquellos tiempos nunca hubiéran pasado.
De pronto aparece y se sienta a mi lado.
Parece cansado.
Los codos en sus piernas.
Sus manos entrecruzadas.
Su mirada y su pensamiento
en el suelo clavados.
Y comienza a repetirse mis preguntas
como si yo le sobrara para la entrevista
que hemos  concertado...

¿Que qué son los derechos humanos?

Pués mire usted...lo único que sabemos 

es que las gentes caminan hoy en día muy derechas,
como si en sus espaldas un recto listón
le hubiéran colocado. 
Es más: hoy hay más gentes derechas que nunca.

¿Que qué lugar ocupamos los jorobados 

en ésta procesión de derechos?

Pues mire usted...los pocos jorobados que quedan estan desapareciendo por doquier. 

Y es curioso y contradictorio 
porque éste es un mundo combado, al revés, 
dónde los torcidos y gibados teníamos que florecer.
 No se comprende muy bien.

¿Que si creo que tenemos que luchar 

por nuestros derechos?

Pués mire usted...paradójiocamente, 

eso sólo le corresponde a los corcovados como yo,
porque los derechos derechos estan.
Y aqui está el problema, porque, como le  dije, 
los chepados estamos desapareciendo por doquier...
y cada día quedan menos luchadores 
por los derechos humanos.
Llegará el día que todos, todos,
caminemos derechos.
Sera nuestro fín.
El fin de todos los jorobados como yo.


Se quedó callado.
Creí que sería una pausa.
El mismo silencio oscuro de luces
abrió gietas talladas.
Pero ya no volvió a repetirse 
ningúna pregunta que le formulé.
Se quedó absorto y ausente.
Había en su rostro una gran tristeza.
No lo ví salir.
Fue como si el suelo dónde miraba
se lo hubiése tragado.

Blog Archive