UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICA Y POLITICA, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Sunday, January 29, 2017

AIDOS Y NÉMESIS, VERGUENZA E INDIGNACIÓN

    
Aidos y Némesis, 
Vergüenza e Indignación.
 
Dos diosas antiguas que siempre iban acompañadas
y que señalaban nuestra condición:
 
La primera, Aidos, enmarcaba el sentimiento de vergüenza al hacer daño, al hacer algo equivocado: la culpa.
 
La segunda, Némesis, personificaba el resentimiento e indignación que crean aquellos que cometen los crímenes impunes que afectan a todos.
 
Dos diosas antiguas que siempre nos han acompañado en nuestra evolución, y que hoy,
en el Gran Laberínto sin hilo de Ariadna en el que nos ha acorralado ésta incivilizada civilización, se entremezclan y se interecambian en sentimientos, razones, causas y efectos, en un cosmos humano de caos y desorientación.
 
 
Decia Ortega y Gasset, en sus famosas clases sobre Metafísica: "Pero nuestra definición --de metafísica--presupone una desorientación total, radical; es decir, no que al hombre le acontezca desorientarse, perderse en su vida, sino que, por lo visto, la situación del hombre, su vida, es desorientación, es estar perdido y por eso existe la Metafísica"

 
Es ésta clase de metafísica la que la Humanidad esta viviendo en la  actualidad, dónde, 
como decimos, Ariadna y su mágico hilo nos han abandonado y hemos quedado atrapados y desorientados en el Laberínto que nosotros mismos nos hemos ido construyendo pensando que nos estabamos beneficiando
 
Es ésta clase de metafísica dónde Aidos y Némesis
se han ido amalgamado en tan desconcertante manera que ya, en nuestra desorientación, no sabemos dónde acaba el sentimiento de culpa al hacer daño y dónde empieza la indignación por lo que ésta pasando
 
Hasta nos hemos construído un reloj --que ya es decir-- para avisarnos a nosotros mismos del peligro de este apocalíptico berenjenal donde nos hemos metido...¡hasta el punto de que estamos a tan sólo dos minutos y medio de que ésta desorientación --y no es responsable Donald Trump!-- llegue a la hora fatídica de destrozarnos!
 
Y, por si ésto fallara, Aidos, nuestra culpa colectiva por el daño que nos hacemos, --y que busca subconscientemente un autocastigo--, y Némesis, la indignación colectiva que no encuentra salida para castigar a los culpables que causan todo el cul-de-sac establecido, miramos al Cosmos a ver si nos ayuda y ocurre algo, de forma natural, que haga el trabajo por nosotros y asi no tengamos que ser los responsables de esos dos angustiosos minutos y medio que nos queda hacia el Domsday que venimos fabricando.
 
Y entonces miramos al Cosmos,
y le rogamos:
'Por dios, una ayudita para terminar
con ésta desorientación
que acarreamos en nuestra extraña evolución' 
 
 
Porque desde hace mucho tiempo, cuando quedaron mezclados y rebujados Aidos y Némesis, y ya no supimos orientarnos de nuevo, comenzamos a predecir --¿y a desear?-- el Fin del Mundo, el fín de la metafísica de marras, el fín de la tragedia humana
 
Y la cosa viene de atrás, de muy atrás.
Ya en los Evangelios de Mateo, Lucas y Marcos, se decía que la 'Luna Negra' anunciaba el fín del mundo. Después el calendario maya del 2000. Después El supervolcán de Yellowstone y el volcán Paektu también dieron de que hablar, por la posibilidad que existía de que borraran a la humanidad de la faz del planeta. Después, lo dicho, los científicos del Boletín de Científicos Atómicos adelantaron en 30 segundos la manecilla del llamado Reloj del Juicio Final --¿deseo subconsciente de ser juzgados por nuestros pecados?-- Después la Sagrada Casa Blanca advirtió recientemente de lo poco que se puede hacer contra el eventual choque de un gran meterorito.
 
Y hoy, para seguir la saga, nos han anunciado el primer apocalípsis del 2017 —y de seguro no será el único— diciéndonos que un asteroide gigante se acerca a la Tierra y que existe la posibilidad de que si llega a chocar contra ella se produciría un cataclismo ...que pondría, por nosotros, las agujas del reloj de marras en las tenebrosas 12 horas del Juicio Final
 
¿Tendremos la necesidad subconsciente de que se acabe todo ésto y de ser juzgados para no seguir sintiendo la vergüenza de Aidos por los daños y miserias que llevamos a cabo, y para que la indignación de Némesis que crean aquellos que cometen los crímenes impunes que nos están desgastando, lleguen las dos a un término para no seguir soportando tal espada de Damócles que desde hace tanto tiempo, como especie, venimos soportando?
 

No comments:

Blog Archive