UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICA Y POLITICA, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Monday, April 24, 2017

CONTESTACIÓN A THEODORE KACZYNSKI


Abril 24
12:07 AM
Reino de España MAX

Theodore Kaczynski
Reg No: 04475-046
US Penitentiary MAX
P.O. Box 8500
Florence, CO. 81226-8500
USA


Hermano Ted:
Un honor haber recibido tú carta


¿Que qué quiero decir con eso de 'honor'?
Nada hiperbólico, por supuesto.

Es muy simple: el hecho de que, a diferencia de los demás mortales del rebaño --en el cúal me incluyo--, tú has actuado y luchado en consecuencia de lo que piensas y sientes que se debe hacer --enfrentando todos los riesgos implícitos-- para tratar de llegar a un mundo mejor.

Muchos no estaran de acuerdo con tus métodos al respecto, pero con ésta hermenéutica valorítica, los históricos métodos de la entera clase dominante del régimen, con sus escuadrones de la muerte, sus genocidios, sus empleados, lacayos, sus terroristas y sus ejércitos de subordinados, tendría que ser puesta bajo la misma óptica. Pero ésto representaría, claro ésta, una subversión que el régimen ésta obligado a sacar de todas las mentes llenándolas para ello de mentiras y ficciones.

(Al respeto escribía Erich Fromm: "La mayor parte de la história de la humanidad (con la excepción del comunismo primitivo estudiado por Lewis H. Morgan) se caracteriza por el hecho de que una pequeña minoría ha explotado y dominado a la mayoría de sus semejantes. Para hacerlo, la minoría ha utilizado, por lo general, la fuerza; pero la fuerza no es suficiente. A la larga, la mayoría ha tenido que aceptar su propia esclavización voluntariamente, y ésto solo es posible si su mente se ha llenado de toda clase de mentiras y ficciones)

Es media noche
El cielo afuera está estrellado

(Cielos lejanos están oscuros y apagados)
Ladra un perro en la distancia

Y un silencio en el cúal he podido encontrar
un adecuado momento para escribirte.

Podría escribirte en inglés
He vivido en “the land of the free and the home of the brave" y, como decía José Martí, conozco sus entrañas, y su lengua, pero como he visto --por tú carta-- que tú tienes muy bien trabajado el español y, por otro lado, como no quisiera darle mi carta --en inglés-- a Google para que la corrija, por ahora lo hago en español que me sale más al hilo de mis pensamientos.

Ahí voy...

" 'Hay un elemento de decadencia en todo aquello
que caracteriza el  hombre moderno',
escribió Nietzsche en 1885.
Hay una línea directa que une a Nietzsche
y sus discípulos, Martin Heidegger
y Herbert Marcuse con Theodore Kaczynski 
y otros, un linaje que produjo una visión singular
del occidente moderno
(...) Para el pesimista cultural,
el gran interrogante del futuro
no es si la civilización occidental sobrevivirá,
sino qué la reemplazará"
 
('La idea de decadencia
en la historia occidental',
Arthur Herman.
Ed. Andres Bello; pag. 17)
 
Al respecto, he querido coger el "hilo de Ariadna" hacia atrás para rastrear ésta oposición al llamado progreso.
 
Podemos llegar de ésta manera a muchos oasis y desiertos, pero empezaré deteniéndome a beber en el abrevadero de Rousseau.
 
Rousseau fue el primer convincente crítico del capitalismo --empecemos a sustiuir régimen por capitalismo,
será más correcto--:
 
"Dios Todopoderoso, libéranos del iluminismo
y devuélvenos a la ignorancia, la inocencia y la pobreza",
decía el pensador francés en su oración
 
Si en lugar de iluminismo decimos sociedad industrial-tecnológica, el principio de tú Manifiesto hubiése quedado así --más o menos--:

"Dios Todopoderoso, libéranos
de la sociedad industrial-tecnológica,
que tan desastrosas consecuencias
tiene para la raza humana,
y devuélvenos a la incontaminación
del estado natural"
 
El filósofo existencialista, Berdiaeff,  ya nos advirtió que el Renacimiento se produjo mediante tres paradojas:
 
A) Fué un movimiento individualista que terminó en la masificación.
B) Fué un movimiento humanista que ter­minó en la deshumanización.
C) Fué un movimiento naturalista que terminó en la máquina.

Que no son sino tres aspectos de una sóla y gigantesca paradoja, --maquinista y tecnológica--: la deshumanización de la humanidad.
 
En mil ochocientos, una vez visualizados los efectos de la Revolución Industrial, se produjeron los que siguieron creyendo en el progreso, Hegel, Auguste Comte, Darwin, Herber Spencer, Marx.  Y los que sintieron que aquello iba a la debaclé y que había que buscarse otras avenidas alternativas, Pascal, Rousseau, William Blake, Hölderling, Kierkegaard, Schiller, Shopenhauer, Burckhardt, Nietzsche.
 
George Lukcás llamó a éste ultimo movimiento filosófico que se puso (desde la plataforma existencial del hombre indefenso de carne y huesos) 'contra la razon, el progreso y las ciencias objetivas': "irracionalismo" y "reaccionarios apologéticos del sistema" (excepto Rousseau, claro)
En una palabra, los consideraba a todos un club de burgueses pensando para burgueses, que, vaya coincidencia en favor de Lukcás, fueron los mismos que le alfombraron a Hitler la subida al poder --sin contar al espiritual-geométrico de Pascal--
 
Había mucho en juego.
 
 En el siglo XIX, ese siglo en el que se creía que todos los males de la humanidad iban a ser resueltos mediante la Ciencia y el Progreso de las Ideas, se pensaba que la sociedad civil iría a mejorar al hombre...se iba a encontrar en el siglo XX con el pesimismo cultural que nació al no verse que esas espectativas se realizaban por ningún lado. 

En 1911, el sociólogo aleman Werner Sombart publicó un ensayo titulado, Tecnología y Cultura, que sostenía que la dimensiones mécanicas-tecnológicas y humana de la vida estaban trabadas en un conflicto insoluble. Sombart declaraba que las máquinas y la potencia mecánica eran enemigas de lo orgánico y lo espiritual y que, inexorablemente, conducirían al hombre a una inevitable alienación, y que éste cambio tecnológico llevaba al ser humano allende de "los límites de la naturaleza viviente". La tecnología era la criada del capitalismo y traería una "viscoas marea de mercantilismo" que terminaría, no solamente por dañar el medio ambiente, sino al hombre mismo. Fue la época en la que se daban casos en los que se asaltaban las fábricas para romper las diabólicas máquinas.

En la década de los cincuenta aparece un estudio fundamental de Ernesto Sábato: "El hombre y sus engranajes": la ciencia dejaba ser un instrumento al servicio del  ser humano para convertirse en un elemento hostil al  hombre. En el "Porvenir de la ignorancia", Sábato muestra como el  pensamiento científico llega a crear una especie de "monstruos". La preocupación del  pensador argentino, al final  del ensayo, le hace trazar abiertamente la trayectoria  del desastre de la humanidad.  En la opinión de Sábato, la ciencia, por su grado de abstracción, sacrifica el lado más importante de la existencia enajenando a la criatura humana de sí misma y también del universo, lo que constituye las fuerzas enemigas y responsables de la  deshumanización.

 ¿Eran las máquinas, la tecnología --efecto de las ciencias--, las responsable de las tormentas que se presentían?  ¿Era la pistola la causa o el dedo que aprieta el gatillo?  ¿Estaba centrado el mal en la incipiente tecnología o en el fín que perseguían los amos de la misma?  Aquí la objetiva interrelación entre causa-efecto se hacía evidente y hacía saltar la inevitable interrogante:
 
¿Determinismo tecnológico o productivo?
 
Hay quíenes consideran la reflexión --al respecto--, es decir, el  sujeto pensante que interpreta,  juzga y valoriza, como corolario dialéctico de la realidad objetiva dónde se forma ese determinismo productivo y no como hijo-heredero del determinismo tecnológico de per se.

En otras palabras: ¿es la mano, el dedo que aprieta el gatillo de la pistola-tecnologíca al que hay que combatir o es esa tecnologia en sí misma a la que hay que destruír?  Responder a ésta cuestión excluye el absurdo de penalizar en el código penal a la pistola por haber cometido un crimen. Pero el asunto era y es más complejo  porque es circular, una noria dónde con la misma herramienta que  nos causa la herida es con la que también nos tenemos que curar.
 
Por ejemplo, históricamente, se criticaba el determinismo tecnológico de Bujarin dónde se daba la "identificación de la tecnología con las fuerzas productivas", produciéndose así una falsa "objetividad" que se vuelve "fetichista" al  ubicarse la  causística del problema en la cosa, en la máquina, en la tecnología.
 
A la tesis de Bujarin de que "cada sistema dado de la tecnología social determina también el sistema de las relaciones de trabajo entre las personas", se opone la antítesis de "la prioridad objetiva, histórica y metódica de la economía de la tecnología"
 
Lo curioso es que ambas tesis fueron defendida, unas tras otra, por K. Marx. En la 'introducción' a los "Grundrisse", dice Marx:
"La economía  política no es la tecnología".
 
Pero en la "Miseria de la Filosofia" se halla la tesis tecnológica en la que hubiéra podido apoyarse Bujarin y tú, Ted:
"El molino a brazo os dará la sociedad con el señor feudal,
y el molino a vapor la sociedad con el capitalista industrial"
 
En tu Manifiesto, dices:
 
"Por eso nosotros abogamos por una revolución contra el sistema industrial...Su objeto no será derribar gobiernos, sino las bases económicas y tecnológicas de la sociedad actual"
 
Si, una revolución contra el sistema industrial (molino a vapor)que crea al capitalista industrial)
 
Vale, pero, primero, te pregunto: ¿una revolución contra la tecnología de per se que sostiene ese sistema industrial (determinismo tecnológico) o contra la clase social de los propietarios de ese sistema industrial que crea el sistema productivo (determinismo productivo)?
 
Y, segundo, te vuelvo a preguntar: ¿cómo se podrían derribar las bases económicas y tecnológicas de la sociedad actual si no se derriban, previamente, los gobiernos que las mantienen, los personificados --en clases sociales-- intereses creados sobre los que esa sociedad actual  se sustenta? 
 
Soy un preguntón.
 
Un abrazo,
Manuel
 
PD:
-Escríbeme en inglés si te es más fácil.
-Trataré de conseguir tus nuevos libros.
-Y respecto a la residencia que te han otorgado
los del "In Gold We Trust", ¿cómo se desarrollan
tus sísifos cotidianos de la rutina existencial en esa MAX?.
Tengo la impresión de que siempre debes estar ocupado con algo.

No comments:

Blog Archive