UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Sunday, February 1, 2015

EL NO-CONFORMISMO EN EL "MUNDO LIBRE"

Hacia la monotonía, hacia la nivelación, tras el engaño de la libre información, radica en el 'chip' del programa del capitalismo imperial que sigue funcionando, regulador, y es el  equivalente del pathos operacional que tácitamente uso Hitler como elemento catalizador de masas en su brutal agresión; la diferencia cualitativa es que, entre otros coadyuvadores  a su universalización, hoy, está maquinaria de control-nivelación  está representada por la "Voz de América" --y sus múltiples ramas y arboledas tecnológicas--, vinculada al Aparato de Propaganda del Vaticano (lo mismo que su Banca di Santo Spirito está vinculada a Wall-Street).  Asi, conjuntadas  como  nunca la sección material y espiritual de la Gangstercracia Internacional, ésta obtiene una proyección en el mundo muy ventajosa sobre sus oponentes no conformistas. 
 

No han perdido actualidad, en ésta peligrosísima segunda fase de la guerra fría contra Rusia dónde el  imperio  norteamericano ha vuelto a poner a la humanidad, las palabras de Georg Lukács. 
Comparemos, con las oportunas afinaciones de distancias en el espacio y el tiempo, las concordancias, comunes semánticas y complementarias direcciones, entre el marco histórico en el  que se escribieron estas líneas y el presente:

"...Los defensores del no conformismo harían bien en preguntarse: ¿cúal es el no conformismo que practicamente se consiente en el "mundo libre"?


Sartre, por ejemplo, fue un héroe de la "libertad de pensamiento" mientras empleo su pluma contra el comunismo. Pero desde que, en 1952, tomó parte en el Congreso de los Pueblos por la Paz, celebrado en Viena, se ha convertido en un sujeto despreciable para el "mundo libre".

 
A la pregunta de, ¿conforme con quíen y con qué?, el "mundo libre" da una respuesta categórica: se puede (y se debe) profesar audazmente su "no conformismo" manifestándose, en los Estados Unidos, en la Alemania de Adenauer, etc., en contra de la Unión Soviética y en contra del socialismo. Hay, incluso, libertad para emplear, al hacerlo, toda suerte de argumentos, los que se desee. Pero siempre y cuándo que se marche de acuerdo con el capitalismo monopolista y con su política imperialista de agresión: sólo quíenes esten con-formes con ésto son reconocidos y respetados como "no conformistas" que marchan por el camino derecho. Pero la problemática del no conformismo va mucho mas allá.

Ya decía Lenin, en su obra Empiriocriticismo, que los distintos matices profesorales de la teoría del conocimiento, matices individuales, defendidos y atacados a sangre y fuego, se esfuman hasta confundirse cuándo se los contempla desde la atalaya del único problema realmente decisivo de la teoría del conocimiento: Idealismo o materialismo.
 
 Pues bien, ésto es aplicable, pero en medida todavia mayor, a los problemas ideológicos actuales. Quíen ponga la atención en los problemas realmente decisivos de la concepción del mundo, observará, a través del caos a primera vista, los inmenso matices individuales que forman el panorama de la filosofía de nuestro tiempo: una monotonía espantosamente conformista.
 
Ya hemos visto cuan cerca se halla considerada la cosa desde este punto de vista, por   ejemplo, un Wittgenstein y un Heidegger, a pesar de no mediar entre ellos ninguna clase de influenicias mutuas. Y exactamente lo mismo ocurre en el campo de la ética, en el de la historiografía, en la posición ante la sociedad y en la estética. Y, naturalmente, también en el propio campo de la literatura y el arte.
Y son precisamente las tendencias mas individualistas las mas rabiosamente no conformistas, las que llevan aparejada esa radical nivelación. Pues, objetivamente (y también, por tanto, artísticamente), "la riqueza real del individuo depende enteramente de sus relaciones reales" (Marx).
 
Cuánto más se empeña el nuevo arte en colocar en el centro de su creación la personalidad atenida a si misma, desprendida de la sociedad y de las
relaciones sociales, mayor va haciéndose, casi hasta confundirse, la semejanza entre todas éstas figuras, en el exterior tan extraordinariamente diferentes las unas de las otras.
 
Objetivamente (y también, por tanto, artís-ticamente), el mundo de las relaciones humanas culturalmente desplegadas es incomparablemente mas rico y mas variado que el simple y escueto mundo de los instintos, razón por la cual un arte que hace de este mundo, con exclusivismo casi dogmatico, el tema central, marcha forzosamente hacia la monotonía, hacia la nivelación. El coito entre Eneas y Dido no se diferencia gran cosa de la unión carnal entre Romeo y Julieta; en cambio ¡qué individualidades tan auténticas e imperecederas crean las diferencias entre los sentimientos. amorosos de una y otra pareja, condicionados por las diferencias sociales y culturales!
 
El abstraccionismo no fraternal de la mayoría de los no conformistas de hoy ha engendrado, asi, una inhumana nivelacion de sus creaciones. A la uniformación a que más arriba nos referiamos, impuesta desde fuera por los organos del capitalismo monopolista, viene a unirse aqui —sin quererlo— la uniformación provocada desde dentro.
 
Tenía razón Ernst Fischer cuándo decía en el Congreso de la Paz de Wroslaw, que las modernas individualidades no conformistas se parecían como un huevo a otro huevo.
Toda ésta estructura: la nivelación de la personalidad, su uniformidad, su normación, tanto mayores cuánto mas ruídosa y turbulentamente se proclama el no conformismo, su reflejo en la creación artística y en la receptividad, es una situación objetiva que brota necesariamente del suelo del capitalismo monopolista; y, subjetivamente, se trata, con mucha frecuencia, de un engaño de si mismo, de un fraude contra si mismo. Tal es el carácter general de ese "mundo libre" de hoy, que tanto se pregona.
 
Asi era ya también bajo Hitler. Con la diferencia de que, allí, la mentira aparecía disfrazada, para unos, bajo el velo multicolor de los mitos, mientras que otros opinaban que la demagogia y la tiranía hitlerianas (y no la esencia del capitalismo monopolista desplegado, cuyo simple agente era Hitler) constituían el único obstaculo, cuya eliminación traería consigo el advenimiento de la beatífica era del individualismo no conformista.
 
El velo ha caído, el griterio se ha apagado. Y todo el mundo puede darse cuenta, hoy, de que la coacción de la apologética del sistema capitalista, y concretamente bajo su forma actual, agresivamente guerrera, no es más que la condición previa para un no conformismo tolerado.
 
El margen de la libertad de movimientos es, en éste mundo, cada vez mas estrecho, y el contenido prescrito y que se obliga a proclamar, cada vez más pobre y mas mentiroso. Parece increíble, pero es verdad. La ideología de la guerra fría ha traído consigo un descenso de tal nivel --de genuína ibertad-- incluso con respecto a Hitler. (No de otra forma dos centanas de billonarios se hubiésen podido apoderar del funcionamiento --y riquezas-- de la mayor parte de la economía de la Humanidad)
 
Para convencerse de ello, no hay más que comparar a un Hans Grimm con un Koestler, o a un Rosenberg con un Burnham. Las causas de ésto ya las hemos puesto de relieve. Residen en el hundimiento de la apologética indirecta --del capitalismo-- que podía, por lo menos, poner a los ideológos el cebo de la engañosa apariencia de una unión con el pueblo.
 
Por mucho que se esfuercen con el sudor de sus frentes, los brain-trusts de hoy seran incapaces de sacar de su arsenal, para la lucha contra el comunismo, una nueva forma que pueda entusiasmar realmente al pueblo. La mendacidad es cada vez mayor, y su manera de presentarse cada vez menos tentadora y menos atractiva. Hitler todavia pudo arramblar con todo lo que encontró de reaccioriario en cien años de trayectoria irracionalista y sacar el irracionalismo, como hemos visto aqui, de los salones a la calle.
 
La obligación, socialmente condicionada, de recurrir a la apologética directa hace que ésto sea imposible, hoy, para los nuevos apologistas"
 
(Págs. 669-670.) 1953         


                                      
                                                          


PD:
Marx escribía hace mas de ciento sesenta años:

"Es evidente que el arma de la crítica no  puede suplir a la  crítica de las armas, que el poder material tiene que ser derrocado por el poder material, pero también la teoría se convierte en un poder material, siempre y cuándo que se adueñe de las masas".

Hoy, el axiomático poder de ésta sentencia, es más evidente que nunca, y, dado que las circunstancias sociales no han cambiado en su esencia,  sino que han empeorado desde que Lukács enunció su Asalto a la Razón, éste asalto require, para eliminar irracionalismos y nihilismos metafísicos, de una teoría que sepa elevar a genuína conciencia política éste masificado y estandarizado no conformismo inoperante que nos nivela a todos con los mismos balidos en el redil oficial.

No comments:

Blog Archive