UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Saturday, January 18, 2014

LA DISONANCIA FUNDAMENTAL DE LA EXISTENCIA, Georg Lukács



He entrado en la lectura de un libro de Lukács cuyo tÍtulo me  atrajo desde el primer instante:

"The Fundamental Dissonance  
of Existence"                                     

Qué tremendo título, ¿no?
Porque, en extrapolación:
¿quíen no está y vive bajo
ésta Fundamental Disonancia de la Existencia?.
¿Qué 'homo sapiens' puede escaparse de ella?

Porque sea cúal sea su etiología, su causa,
bien sea antropológica, económica,
política, social,
metafísica, psíquica,
neuronal o emocional,
objetiva o subjetiva,
desde los cubículos de  nuestras vidas,
con o sin conciencia de ella,
la tenemos que responder, asumir,
sublimar, transcender,
o desviar y ocultar...todos los dias,
pero de lo que no nos podemos safar
es de dejar de lidiar con ella.
 
Porque es un toro que no para  de  embestir,
pero a  diferencia de la clásica tauromaquia,
aúnque lo toreemos hasta cansarlo,
aúnque le pongamos banderillas,
o lo piquemos a  caballo,
incluso aúnque en esos días de victoria ontológica
lo matemos con una estocada hasta el puño...
pero es inútil,
el bicho de la Disonancia Fundamental de la Existencia
--de la  existencia humana se entiende--
tiene millones de vidas, es infinito,
nunca muere,
está en nosotros mismos,
pero se le puede 'despachar'
en el ruedo de lo social.

(En términos taurinos, despachar al toro es matarlo)
 
Pero asentemos dos proposiciones.
Una, que el 'fons et origo' de esa disonancia
es antropológico: la cabeza nos creció innaturalmente
en desproporción al cuerpo,
y la contradicción entre ellos es la causante
de ésta Fundamental Disonancia,
y, por lo tanto, ideológicamente,
'lo que fue es, y lo que es será',
con distintos ropajes y escenarios, y ya está;
o, como dice el título del libro de Oscar Kiss,
"El principio fue el Fínal"

Otra, que ello es debido a las condiciones objetivas
de un mundo al revés armado
sobre un desorden económico basado
en la explotación del hombre por el hombre
--y el sin límites saqueo del medio natural--,  
y de lo cual, el capitalismo es su máxima
sofisticacion y expresion total
...y, por lo tanto, ideológicamente,
existe el potencialidad de cambio,
de un mundo nuevo abierto al orden racional.
 
Dos proposiones , dos hermenéuticas,
pero, sobre todo,
dos ideologías en lucha constante para encontrar
la avenida central que nos saque de éste "cul-de-sac"
 
¿Qué pasa ahora?
 
En caso de que nos quedemos con la primera proposición
caeríamos en el reaccionario nihilismo de Nietzsche,
que, aúnque basado y estructurado
sobre las habilidades culturales del pensador aleman,
no deja de ser una inditrecta  apología del capitalismo
Pero vamos a ver:
los que elijen ésta proposición,
aúnque no esten junto
al Superman del barzo en alto,
¿qué hacer entónces con ella?...

...Pues creemos que lo que lo hay que hacer
con ella es guardarla en el cajón intellectual
de la gnosis personal.
Porque operacionalmente no es compatible
con ocupar un lugar 
en el perentorio campo de la lucha de clases
por la la justicia social,
por un mundo Racional,
porque sino iríamos a ésta contienda
con discursos y tácticas equivocadas,
con la misma ideología reaccionaria
sobre la que cabalga
el enemigo de clase a combatir...

Y ésto es lo que hemos aprendido
--ahora totalmente--
en el larguísimo y último 'post'
(sobre Nietzsche):
que no queremos participar
en el pathos del irracionalismo
de ésta degradante época imperial:

Y aqui radica la suplementaria visión que hemos obtenido
de ésta Fundamental Disonancia Existencial:
decidir nuestro vivencial "modus operandi",
no sobre las bases de la "verdad" de lo que creemos, 
sino sobre los ejes de la "accion"
que, moral, ética y estéticamente,
tenemos que ejecutar para que,
dentro de ésta "dramaris personae" que representa
el acarrear ésta Disonancia Fundamental,
podamos mirarnos en al oráculo del Templo de Delfos
sin haber traicionado nuestra propia dignidad
al abrir las puertas
de nuestra autoliberación personal
y coadyuvar a la de los demas,
fuerzas conjuntas que, dialécticamente,
tienen que empujar la razón
hasta alcanzar su meta primordial:
tratar de eliminar el capitalismo
de su fulgurante y demencial irracionalidad.
 
Y esto es lo que me ha hecho pensar
la tal Disonancia de marras,
que, por cierto, deriva de una fórmula
que Lukács ofrece en "La Teoría de la Novela":
 
"El crimen y la locura son objetivaciones
de la transcendental horfandad,
la horfandad de una accion 
en el orden humano de las relaciones sociales,
la horfandad de un alma en el orden ideal
del supra-personal sistema de valores.
Toda forma es la resolución
de una disonancia fundamental de la existencia;
toda forma restaura al absurdo
en su propio lugar como vehiculo
de la necesaria condición de su sentido"

 For crime and madness are objectivations
 of transcendental homelessness,
the homelessness of an action
in the human order of social relations,
the homelessness of a soul in the ideal order
of a supra-personal system of values.
Every form is the resolution
of a fundamental dissonance of existence;
every form restores the absurd
to its proper place as the vehicle,
the necessary condition of meaning.

(pags.61-2)

 
Aqui se entremezclan y combinan,
precisamente,
esas dos proposiciones anteriores 
en toda su profundidad,
ese toro que todos los días,
para que no nos cornee,
tenemos que torear,
y que si lo lidiamos
en el "tercio equivocado", (a)
el Presidente de la plaza,
y todas las oligarquías que lleva detrás,
levantaran  sus pañuelos blancos,
y, bajo la  música del paso-doble oficial,
nos haran sentir que ese lidiar
--'en tercio equivocado'--
con nuestras Fundamentales Disidencias
sólo ha favorecido y favorece 
al régimen de una Tauromaquia,
que, cuanto antes,
tenemos que derrocar
para bajar de su pedestal nietzschiano
a éste actual Zaratustra Imperial,
que, con el brazo en alto
de su "Estado de Derecho",
está llevando a cabo todos los sueños
que el Fhürer aleman no pudo realizar.
Tan alarmante y grave es el irracionalismo
que hoy en día tenemos que enfrentar.

.....................................

(a) La lidia de un toro en una corrida se divide
en tres tercios: el tercio de varas, el tercio de banderillas
y el tercio de muerte.




1 comment:

Anonymous said...

Bravo, bravisima

Blog Archive