UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Friday, December 20, 2013

LA VIDA ETERNA, LA MUERTE ETERNA


Decía Freud:
"Si quieres soportar tu vida,
prepárate para la muerte".

Se equivocó
Es al revés:
"si quieres soportar tu muerte,
prepárate para la vida"

Pero no nos dejan,
no nos dejan porque prepararnos para la vida,
para nuestra vida,
es tratar de cambiarla, de mejorarla,
y hay muchos intereses y barreras ideológicas
y policíacas de por medio para que ello ocurra.
Es tautalógico.

Así que (de momento) tenemos que coger la frase de Freud que es muchísimo mas fácil el practicarla en vida, en ésta vida de ladrones y asaltadores de caminos, los  cúales si que dejan prepararnos para la muerte porque al hacerlo transferimos la 'Realpolitik',
el Principio de Realidad freudiano ('Ananké')',
al terreno metafísico, y ello, naturalmente,
en lugar de crear perturbaciones en la tierra
las manda al cielo y al tubérculo de nuestro templo interior, que es otra clase de 'firmamento' que no alborota el 'status quo'.

En lo celestial han intentado siempre encontrar
las 'soluciones' los creadores de los problemas
aqui en la tierra. Pero todo ha sido inútil.

Porque es un toro al que, desde que somos paridos, estamos condenados infructuosamente a torear.

Una  tauromaquía de pañuelos blancos,
música, y plaza a topes,
en la que  siempre gana el animal.

Una 'corrida' en la que nos pasamos
todo el espectáculo corriendo
--para no tener que pensar--
y dónde nunca tomamos la 'alternativa'
porque el bicho nos cornea y nos elimina
antes de poder lllegar a ella.

Ahora bien, ni que decir tiene que la Muerte,
nuestra muerte, 
es el más tremendo counundrum metafísico, ontológico, ontico y visceral
con el que tenemos que lidiar.

Ha llenado todas las galerías  de la cultura,
la filosofía,
la poesia,
los sueños,
la psicología,
--incluso la trigonometría--,
la investigación,
la religión y el suicidio
de todas las épocas y días,
sin que hasta ahora hayamos
podido encontrar una salida.

El "timor vitae" y el "timor mortis"
son los dos vectores operacionales
de éste mortal paralelogramo de fuerzas
sin Resultante, sin conocida melodía.

Todos somos inocentes condenados a muerte
desde el instante mismo de nacer.

¿Hemos dicho 'inocentes'?
¿Inocentes?
No.
Si fuesemos 'inocentes'
no estaríamos 'condenados'
No somos 'inocentes'.

El "pecado original", aúnque 'teo-lógico',
y 'tauta-lógico',
resulta para algunos eruditos,
como el estructuralista Levi Strauss,
un aviso de la mitología antropológica
de que en ello hay "gato encerrado",
un felino que maulla mucho más
que los sacerdotes nos han anunciado.
 
Por eso  morimos de la manera que morimos.
Porque en nuestra filogenia debió de pasar "algo".
Pero no nos adelantemos.

¿Es que no mueren todas las demás criaturas,
se nos dirá?
Naturalmente.
Obvio es.
Evidente está.

Pero lo que aún no hemos  logrado  develar
es que todas las demás criaturas no 'mueren'
en el sentido humano, sino que "dejan de vivir",
que es totalmente distinto:

Una cosa es morir a lo "homo sapiens",
cometa con infinita "cola" de dolor y angustias,
retortijones y quemaduras,
sufrimiento y mortales contradicciones,
y otra muy distinta es el cometa sin "cola"
del  "dejar de vivir" de todas las demás criaturas
que comparten con nosotros la vida en éste planeta,
entre las cuales, afortunadamente,
no hay un Kierkegaard entre ellas.

En éste cometa sin "cola", si, claro, hay dolor físico,
anatómico y atómico de huesos y carnes, y el colapso del  cuerpo que conduce, en un momento dado,
a "dejar  de vivir", que  duda  cabe.
Pero "el pecado de un chimpancé o una cabra no es, el haber nacido"...sin embargo en el "homo sapiens" no es lo mismo.

En nuestro caso, el calderoniano
"el pecado  del hombre es el haber nacido",
según lo delata su padeciente conciencia
de que 'sabemos que vamos a morir
y nos resistimos con todas nuestras fuerzas a ello,
cambia toda la  estructura en la  que estamos metido.

¿Por qué?
Muy fácil, amigos.

Porque la sentencia de Don Calderon,
aúnque el mismo no lo supiera,
es filogenética, es decir,  se refiere,
no a nuestro nacimiento individual,
sino al nacimiento de la especie, 
al nacimiento del Hombre

Y lo que el dramaturgo madrileño
--y otros como él-- nunca pudo ni  soñar
ni  imaginar es que, siglos después,
Freud, W. Reich y el 'proscrito' Oscar Kiss
(Arthur Koestler, incluído, y muchos más),
iban a coincidir con él, aúnque llegando al tema
por vertientes distintas. 

El primero  en "Totem y Tabú",
el Segundo  en "La Función del Orgasmo"
y la  "Muerte de Cristo" (Capitulo: 'La Trampa') 
el tercero --el 'proscrito'-- en "El Principio fue el Fín".

Los tres, a su manera, establecen que el "pecado" calderoniano que hubo fue una Transgresión sexual
acompañada de asesinato.

(Ahora, que cada cual, si le interesa, lea e investigue por su cuenta. Nosotros, en ésta bitácora com-putera, ya lo hemos dicho lo suficiente)

El mito lo aclara todo.
Después de la Transgresion apareció
"La voz de Dios",
la del Universo,
la de la Naturaleza,
la de nuestra propia conciencia,
sabedora muy bien de lo que habíamos hecho,
de lo que habíamos "desobedecido",
y nos condenó....(mientras, sospechosamente,
nos cubríamos los genitales con  "hojas de parra"):

"A partir de ahora moriréis"

¿Qué quería decir aquello de que "moriréis"?
Nadie lo ha investigado.
Nadie quiere abrir la puerta de éste cuarto cerrado.
(Indudablemente: porque sabemos
lo que en él hay guardado)

W. Reich lo intentó en el capitulo de 'La Trampa' mencionado, pero dejándonos aún en el tejado.

Porque es evidente que habíamos muerto antes de haber recibido la  condena de marras, ¿entónces?.
¿Por que condenarnos a algo que ya estaba pasando?

Muy simple.
Lo que aquí hay representado en símbolos,  parábolas, jeroglíficos y tropológicos resultados,
es un hecho que parece ser que nadie quiere tocarlo: antes de la Transgresión, como todos los seres, "dejábamos de vivir", no "moríamos".

Es decir, la Muerte, nuestra muerte,
no conllevaba el sufrimiento típico que ahora acarreamos. Esta muy claro.

Fue  después de la 'Desobediencia' transgresiva,
cuyo corolario fue el brutal y desproporcionado crecimiento de nuestro cerebro (que en tan sólo
dos millones de años pasó de 400-500 centímetros cúbicos a los 1500 actuales: ¡cuanta 'fruta prohibída' tuvimos que comer!), lo que creó la mortal contradicción entre mente y cuerpo (el 'corpus' no pudo desarrollarse a la misma velocidad que el cerebro), entre el cortex cerebral y los demás cerebros que llevamos, y como ésto no se produjo por evolución natural (el "sapiens" no nace, se hace), la Naturalidad de "dejar de  vivir" a la hora final Desapareció.

Y el "castigo" que la suplantó fue el:
"A partir de ahora moriréis"

La Muerte, tal como la siente y la padece
el pobre  "homo sapiens", es un Castigo,
es desconocida en el entero Universo
plagado de vida en todas partes.
No puede ser algo Natural.

Porque si fuesemos productos 
de una Evolución Natural
"dejaríamos de vivir", y Santas Pascuas.

¿Como, como podría ser el sufrir y padecer algo
que es lo mas Natural del mundo?

¿Como puede producir tanta angustia
y condicionarnos tanto si es una cosa
tan Natural y Consubstancial a la Vida Misma?

Si fuesemos productos de una Evolucion Natural,
como todas las criaturas
que comparten con nosotros
éste paradisíaco Planeta,
moriríamos lo mismo que ellas:
"dejándo de vivir",
y no creando todo ésta sospechosa parafernalia mística,
religiosa,
filosófica,
cultural,
pedagogica
y problemática
que nos hace la vida tan insoportabe,
y que, naturalmente, sólo son productos
del Miedo y Resistencia
a aceptar un hecho Natural en el Cosmos
como es el "dejar de  vivir".

¿O es que pretendemos y deseamos
el absurdo de vivir en eternidad?

¿A que ser en el entero Universo
se le podría ocurrir esta absurda anomalía,
esta surrealista abnormalidad
a sabiendas de su flagrante irracionalidad?

Esto sólo puede ser anhelado por una especie
cuya evolución, cuya formación, 
no se ha llevado a cabo
de acuerdo con las Leyes de la Naturaleza
porque, como dice el Cartel,
ello  es una perdida de energías, de tiempo:

"La Vida Eterna es una Perdida de Tiempo"
Y la Muerte Eterna,
aceptándola, asumiéndola,
situándola en su contexto real,
es la única forma de recuperar
todo éste Tiempo Perdido que pasamos,  durante nuestras vidas,
tratándo de no aceptar un hecho tan Natural,
caso único en todo el espectrum Universal.

Asi, que, al final,
llegamos a una conclusión:
invirtamos la frase de Freud,
y en lugar de prepararnos para la muerte, preparemósnos para vivir
--no para "morir"--
haciéndo la existencia más justa y racional
...aúnque sea enfrentándonos
a todos los problemas y obstáculos
que tendremos en el camino.

                                    

No comments:

Blog Archive