UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Sunday, June 16, 2013

The Guardian: UN INTENTO MAS PARA DISTORSIONAR LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

                                
   La misma generalísima clase social,
con otras vestimentas,
sigue en el poder.
Único caso en el mundo


 
 
The Guardian:

Peligroso intento de Madrid para distorsionar la historia de la guerra civil española
 
La eliminación planificada de un monumento en Madrid
a la antifascistas Brigadas Internacionales
es un intento de distorsinar la historia
de la guerra civil española   
       
Cada día, miles de estudiantes madrileños pasan por un arco monumental llamado el Arco de la Victoria  cuándo hacen su entrada en la Universidad Complutense de la ciudad.

La gran estructura tiene un aspecto similar al Arco del Triunfo en París, pero a diferencia del modelo francés no fue construído para celebrar alguna victoria famosa en la que España venció a un enemigo extranjero. La grandiosa estructura fue edificada por el general Franco para celebrar la derrota de la Segunda República por sus tropas nacionalistas en la guerra civil, que duró entre 1936 y 1939.

La victoria de Franco se produjo después de un conflicto que dejó a medio millón de sus compatriotas muertos, el país en ruinas, y el pesagio del estallido de la segunda guerra mundial.

Más adelante, en el campus universitario, los mismos estudiantes pasan por un monumento mucho más pequeño, tan modesto que muchos de ellos ni siquiera conocen su existencia.

Una simple columna de metal, pagada por donaciones privadas individuales, lleva una inscripción dedicada a los miles de voluntarios de las Brigadas Internacionales que fueron a luchar --y murieron--  en España.

En noviembre de 1936, el campus de la universidad se convirtió en un teatro clave de la guerra. Como Franco trató de tomar Madrid, en este lugar sus tropas encontraron feroz resistencia en algunos de los combates más sangrientos del conflicto: cientos de brigadistas internacionales murieron junto con los locales de defensa de los edificios de la facultad bajo el famoso lema que se convirtió en un grito de guerra para los antifascistas desde siempre: " No pasarán ".

Podría pensarse que, en un momento en que hay un aumento de la xenofobia y el racismo en toda Europa, éste pequeño monumento a los extranjeros que tan desinteresadamente lucharon contra el fascismo en la década de 1930, iria a ser avalado y  protegido por la ciudad, pero de hecho, parece ser que el Partido Popular de derecha (PP) que gobierna la ciudad no está preparado aún para tolerar la existencia del pequeño monumento.

A principios de ésta semana, el Tribunal Supremo de Madrid confirmó la denuncia de que el memorial no tenía permiso de la commisión planificadora del Campus ,y por ello a las autoridades universitarias ya se le han dado un plazo de dos meses para retirarlo .

A su vez, las autoridades universitarias afirman que solicitaron la licencia de obras --para el citado monumento--, pero que el Ayuntamiento nunca reconocido la citada solicitud. La universidad también señala que otros monumentos mucho más grandes - como el de las víctimas de los atentados de 2004 - se erigieron sin los permisos requeridos.

El explicar el pasado para darle una forma al fúturo es un principio básico de cualquier proceso político maduro. Fuera de España, otros países europeos son cada vez más capaces de hacer frente a su propia historia oscura. Los visitantes de ciudades como Berlín, Nuremberg o Lyon, por ejemplo, se encuentran los museos que tienen que ver con franqueza --y no que ocultan-- su papel histórico en el siglo 20; por ejemplo,  el Museo de la Esclavitud de Liverpool arroja luz sobre un episodio vergonzoso para los británicos.

Sin embargo, en Madrid no hay un sólo punto de referencia ni centro de información dónde los visitantes pueden encontrarse con algún testigo público que reseñe la história de la guerra civil.  El gobierno del PP es incapaz de hacerle frente a la diversidad de demandas que existen por exponer y reivindicar el pasado, y para lo cual el Partido Polular prefiere tratar de bloquear cualquier discusión al respecto.

A pesar de las decenas de calles y plazas de Madrid que todavía llevan los nombres de los miembros del régimen franquista, y que se simbolizan en monumentos como el del Arco de la Victoria que celebra el aplastamiento de la mitad de la población, ahora parece ser que también se tendrá que acabar con la única placa conmemorativa a las Brigadas Internacionales en toda la ciudad.

A menudo se dice que la historia la escriben los ganadores, pero lo que pasa en Madrid no es sólo un ejercicio asimétrico de la memoria histórica, es una manera intolerante, peligrosa y disfuncional para tratar con un pasado que aún incomoda, método que no encaja con la imagen que Madrid le gusta proyectar de una ciudad abierta, diversa y transparente hacia el fúturo.

......................................

Ya vemos la suavidad descriptiva del Getleman inglés.
Pero detrás de ella, obviamente, 
hay un tremendo trauma nacional
de todo un pueblo que, aúnque ya se perciben
los primeros pasos de su autoliberación,
después de más de siete decadas,
el terror y el miedo fue tanto
que aún hay un gran camino por recorrer.

Porque, ¿qué diríamos de los estudiantes
berlineses y romanos si aún tuviesen que pasar
por los Arcos del Triunfo de Hitler y Mussolini?
(¿¡¿¡¿¡)

Y lo increíble:
Que haya que sacar un pequeño monumento
de los héroes extranjeros que defendieron
con sus vidas las áreas de la Zona Universitaria madrileña
frente a los ataques de los mercenarios y terroristas fascistas
...LO DICE TODO.

Y ese TODO es muy fácil de entenderlo:
quiere decir que mientras el Sucesor
del Caudillo de aquellos mercenarios y terroristas
siga de "rey de España", la clase en el poder,
sea el PP o los Socialistas o quienes sean,
está obligada a hacer lo que hace,
a borrar los testigos históricos
de los impunes crimenes
en los que sustenta la monarquía actual,
porque si no ésta quedaría
manchada de sangre
y absolutamente deslegitimizada, claro.

Es la conclusión de un silogismo,
establecido con diáfanas premisas,
que no tiene otra vuelta de hoja.

Y, naturalmente, no es solamente un 
Peligroso intento de Madrid para distorsionar la história de la guerra civil española, es algo muchísimo más perenne y metodológico que un "intento" de la posición de una ciudad cualquiera --en éste caso Madrid--: es que la misma clase social fascista que venció en la guerra no ha desaparecido del poder; y para eso el Generalísimo dejó, "ex professo", a un Sucesor, no para otra cosa.
 

No comments:

Blog Archive