UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Thursday, April 12, 2012

"HACIA EL ESCENARIO DE LA III GUERRA MUNDIAL", 'LOS PELIGROS DE UNA GUERRA NUCLEAR', MICHEL CHOSSUDOVSKY



"   Cuando los Estados Unidos patrocinan la guerra nuclear 
y ello se convierte en un 'instrumento de paz',
legitimado y aprobado por las instituciones mundiales
y sus mas altas autoridades, incluida la ONU,
no hay una posible marcha atras:
la sociedad humana se ha precipitado,
indeleblemente,
al camino de su autodestrucción "

Es el fín de la história.
No en el sentido estricto del significado 
de la palabra 'história' porque la história
del homo sapiens continua
hasta que éste siga pateando en el planeta.

Lo que se quiere decir con ello es que el sentido
'clásico' del desarrollo histórico
tal como, por ejemplo, Marx y Engels
y los grandes sociológos e historiadores
lo convocaron, lo interpretaron y realizaron,
ya empieza a no existir 
bajo sus exegésis.

Y la causa es una y muy simple:
la apocalíptica fuerza destructiva
que ha acumulado el arsenal militar 
de los ricos en el poder que ha traspasado
todos los límites que se pudieron imaginar,
todas las barreras pensadas
y de 'modus operandi' que al respecto
la dialéctica histórica,
en la mentes de los hombres,
pudo crear...y así ha traspasado,
naturalmente,
el típico paralelogramo de fuerzas
por el que, hasta ahora, 
se movió la humanidad,
su trayectoria,
su desenvolviento,
su Historia ya convertida
en un horroroso y escalofriante 
poder patológico destructivo
--unico en el entero Habitable Universo--,
desconocido con anterioridad,
y que le ha dado a los ricos
un arma de clase que se ha hecho 
inarrebatable de sus manos
porque el precio es el suicidio global.

Al respecto habría que apuntar 
que la lanza y el arco,
como armas de conquista 
de la clase dominante,
hicieron una especifica sociedad,
una determinada historia,
lo mismo que más tarde el descubrimiento
de toda clase de armas de guerra,
hasta llegar a la pólvora
y a las armas de fuego,
hicieron otra sociedad muy distinta;
lo mismo que hoy, 
las armas nucleares,
con su Mutual Assured Destruction, MAD, 
la autodestrucción de los bandos en pugna,
--y del cosmos de la habitabilidad de la vida--
han construído otro tipo de mundo dónde,
como inevitable corolario,
la história tambien se ha hecho
susceptible de ser destruída, 
finalizada, en el sentido clásico
que teníamos de ella
cuándo aún no existían tales armas.

Por otro lado, 
en el ángulo de la lucha de clases,
los no poseyentes de bombas atomicas,
los pobres, las masas, los explotados, los sojuzgados,
por primara vez en la historia,
han quedado reducidos a un cuadrante,
a un bunker de impotencia,
desde el que no se puede
hacer história sino tan solo padecerla
por el simple hecho de que las armas
en su contra han rebasado las posibilidades
de la luchas tácticas y estrategicas
que hasta hoy en día conllevaba la lucha de clases,
y es en éste azimut que dibujamos 
--porque esta ahí, en la objetiva realidad--
dónde aparece un nuevo perfil del 'fin de la historia'
como no se conocia hasta el presente
y que queda perfectamente esculpido y aclarado
en el US Strategic Command, USSTRATCOM
en conjunción con el Joint Functional Component
Command for Global Strike and Integration,
JFCC GSI, que nos describe Chossudovsky
como el brazo armado del Argamedón
del actual IV Reich del Capitalismo Internacional
que, en comparación, el III Reich de Hitler
fue tan sólo un juego de niños simple e ineficaz.


Es el poder de la tecnología 
sobre los hechos que condicionan la sociedad. 
Estructura ésta sobre la que Marx fue ambivalente,
seguramente porque en su época histórica
aún no se había producido éste 'salto mortale'
que llevó a la tecnología el descifrar
el secreto de la materia
para usarlo como dantesca arma de guerra
para que la clase pudiente pudiese,
a su antojo, dominar el mundo,
conquistar y saquear y crear, asi,
éste  'new world order' que en el escenario
expuesto por Chossudovsky se hace,
por su monstruosa y necrófila capacidad,
tan espeluznante y espantoso
que a veces nos cuesta admitirlo como 'real'.
Veamos.

Hace mucho tiempo que algunos 
criticos marxistas han negado
la reducción de la praxis a la técnica, 
sin reconocer empero suficientemente 
que la posibilidad de tal interpretación errónea 
de la teoría marxista radica en ésta misma.
 

Asi, Lukács --1923-- ataca el estrechamiento 
por Engels del concepto de 'praxis'. 
En "Experimento e Industria", 
Lukács, en 1925, 
criticó ejemplarmente la 'sociedad marxista' 
de Bujarin en cuanto a su " determinismo tecnológico "
en la " identificación de la tecnica 
con las fuerzas productivas ": 

La teoria de Bujarin, 
muy cercana a materialismo cientifico-burgues...
el tipo de una 'science'...
y por eso en su aplicacion concreta 
a la sociedad y a la historia borra 
a veces lo decisivo del metodo marxista: 
reducir todos los fenomenos a la economia 
y la 'sociologia' a relaciones sociales 
de las personas unas con otras. 
La teoria recibe el acento 
de una falsa 'objetivdad' y se vuelve fetichista  "

 (Lukács, "Rezension von Bucharin: Theorie des historischen Materialismus, 1968, pp. 600-601)



A la tesis de Bujarin de que " cada sistema 

-cada sociedad- dado de la tecnica determina 
tambien el sistema de las relaciones 
de trabajo entre las personas
--y, por lo tanto, marca el parámetro 
al que la historia de ese mmentum desemboca--, 
Lukács opone la " prioridad objetiva, 
historica y metodica, 
de la economia de la tecnica
Es decir, que no es la técnica 
la que configura la economía, sino al revés.
 

Ambas tesis fueron defendidas por Marx. 
El Manifiesto Comunista interpreta la historia
como la de la lucha de clases. 
En la 'introduccion' a los "Grundrisse" (1857) dice: 
" La economia politica no es la tecnologia " .  
Pero en "La Miseria de la filosofia" (1847) 
se haya la tesis tecnológica en la que hubiera 
podido apoyarse Bujarin contra Lukács:  

" El molino a brazos os dara 
la sociedad con el señor feudal; 
el molino a vapor, 
la sociedad del capitalista industrial ".
 

Nosotros nos quedamos con la tesis de Bujarin 
y con lo que Marx inserta en la "Miseria de la filosofia":
 

El arco y la lanza os dará la sociedad de recolectores,
cazadores y agricultores.  El molino a brazos os dará
la sociedad con el señor feudal; el molino a vapor,
con la llegada de las armas de fuego, 
la sociedad del capitalista industrial
Y las armas nucleares de destrucción apocalíptica 
os dará el fín de una trayectoria histórica 
--dónde la lucha de clases mantenia viva la esperanza-- 
para desembocar a otro tipo de 'historia' que, 
mas que nada, 
al haber entrado el deseo de ganancias
y control en la psicogénesis demencial 
y biopática de la autodestrucción, 
os dará la horrorosa entrada a una sociedad
--que tan bien describe Chossudovsky--
dónde la única salida viable sería 
el Total Derrocamiento del Capitalismo Internacional
que compone en éste nefrítico presente "bujariniano" 
un régimen oligárquico de locos de atar
--que es lo que ha sido siempre el capitalismo--
que posee un de-mente poder tecnológico 
de armas nucleares, que, 
en la batalla para arrebatarselas y destuirlas, 
pereceríamos todos en tal empeño.
Y cuyo título es bastante elocuente: 
LOCURA, MAD:
Mutual Assured Destuction.
Y si esto no es el perínclito fín de la história,
entónces, ¿qué es?
 

Quizás la clave --para entender y entendernos--
esté en el libro de Oscar Kiss Maerth:
"El Principio fue el Fin"
 

Esperemos que veamos el iceberg,
y, en el último tramo de navegación,
podamos cambiar el rumbo de la nave.
Si no, el auto-llamado 
"ser mas intelegente del planeta"
es el mas imbécil que existe 
en cuaqlquier planeta habitado.

O, también, por el lado del 'epojé'

de la suspensión de todo juicio,
nirvana terapéutico ante el naufragio,
sentimos y nos resignamos filosóficamente
a que ésta vez  el experimento de la evolución
no salió bien...a ver si otra vez 
es verdad aquello que dijo Darwin
de la 'selección natural del mejor'
...porque esta vez fue la seleccion
del mejor...enfermo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Book Review



U.S. corporations that reap billions from making nuclear weapons have "a direct voice" as to "their use and deployment," according to professor Michel Chossudovsky in a recently released book.


What's more, he says, if nuclear weapons are integrated with conventional armaments, a decision to use nuclear weapons could be made by battlefield generals.


On August 6, 2003, on Hiroshima Day, (August 6 1945), a secret meeting was held at U.S. Strategic Command headquarters at the Offutt Air Force Base, Omaha, Neb., that brought together more than 150 "senior executives from the nuclear industry and military-industrial complex," writes Michel Chossudovsky, Director of the Centre for Research on Globalization (CRG) in Montreal.


"This mingling of defense contractors, scientists and policy-makers was not intended to commemorate Hiroshima". According to a leaked draft of the agenda, the secret session included discussions on "mini-nukes" and "bunker-buster" bombs with nuclear warheads "for possible use against rogue states," Chossudovsky writes in his new book, "Towards a World War III Scenario: The Dangers of Nuclear War," (Global Research, 2012)


The meeting was intended to set the stage for the creation of a new generation of "smaller," "safer," and "more usable" nukes for use, in America's 21st Century "in-theater nuclear wars", Chossudovsky writes. No members of Congress representing the public were in attendance.


Barely a week prior to this meeting, the National Nuclear Security Administration (NNSA) disbanded the advisory committee that had "independent oversight" over the U.S. nuclear arsenal, including the testing and/or use of new nuclear devices.


The nuclear industry -- which makes both nuclear devices and their missile delivery systems -- Chossudovsky writes, is controlled by a handful of defense contractors, led by Lockheed Martin, General Dynamics, BAE Systems Inc, Northrop Grumman, Raytheon, and Boeing. The sales of these six largest US defense contractors (including the UK-US conglomerate BAE Systems Inc) was in 2010 of the order of 242.6 billion dollars, with recorded profits of $16.4 billion.

(La privatización de la guerra nuclear en manos de un puñado
de empresas de Wall Street, es ya un hecho axiomatico.
Invertir en la guerra nuclear, es decir, en esas empresas,
ha pasado a ser "una buena inversión")


Meanwhile, "the Pentagon has unleashed a major propaganda and public relations campaign with a view to upholding the use of nuclear weapons for the 'defense of the American homeland'," Chossudovsky writes. He points out:


"In an utterly twisted logic, nuclear weapons are presented as a means to building peace and preventing ‘collateral damage.’ The Pentagon had intimated that the ‘mini-nukes’ with a yield of less than 5,000 tons are harmless to civilians because the explosions ‘take place under ground.’ Each of these ‘mini-nukes,’ nonetheless, constitutes -- in terms of explosion and potential radioactive fallout -- between one-third and six times the atom bomb dropped on Hiroshima in 1945."


Based on the twisted notion that the "mini-nukes" are "not dangerous for civilians," the U.S. Congress in 2003 gave the Pentagon the "green light" to use tactical nuclear weapons in "conventional war theaters" (such as the Middle East and Central Asia) alongside conventional weapons, Chossudovsky writes.


This new nuclear doctrine, he goes on to say, turns reality upside down not only by denying the horrific impact of nuclear weapons but by asserting "in no uncertain terms that nuclear weapons are 'safe' and their use in the battlefield will ensure 'minimal collateral damage' and reduce the probability of escalation." Chossudovsky notes, "The issue of radioactive fallout is not even acknowledged with regard to tactical nuclear weapons; neither is the issue of 'Nuclear Winter'."


To justify pre-emptive military actions, U.S. National Security Doctrine (NSD) requires the fabrication of a terrorist, or "outside enemy," threat, the author writes. As well, the doctrine needs to tie said terrorist threats to "state sponsorship" by so-called rogue states. Here, the Global War on Terror (GWOT) directed against Al Qaeda fits right in as essential building blocks in the Pentagon’s GWOT campaign.


Under the latest nuclear doctrine, the Pentagon discards the policy of fighting in "self-defense" in favor of "anticipatory action." This war would allow the use of nuclear weapons against a "rogue enemy" who is alleged to plan to develop WMD at some undefined future date, Chossudovsky writes.


"Nukes would serve to prevent a non-existent WMD program (e.g Iran) prior to its development," the author explains. "This twisted formulation goes far beyond the premises of the 2001 Nuclear Posture Review and NPSD 17, which state that the U.S. can retaliate with nuclear weapons if attacked with WMD."


And by integrating nuclear with conventional armaments on the battlefield, "there is the risk that tactical nuclear weapons could be used without requesting... presidential approval," Chossudovsky writes. He asserts, "combat commanders would be in charge of Theater Nuclear Operations (TNO), with a mandate not only to implement but also to formulate command decisions pertaining to nuclear weapons."


Moreover, because these "smaller" tactical nuclear weapons have been reclassified by the Pentagon as "safe for the surrounding civilian population," thereby allegedly "minimizing the risk of collateral damage," there are no overriding, built-in restrictions to prevent their use, Chossudovsky writes. Stockpiled tactical nuclear weapons, he concludes, are now considered to be an integral part of the battlefield arsenal, "part of the tool box," so to speak, used in conventional war theaters.

Para ello fuimos creados a "imagen y semejanza de Dios": para poner en nuestra "caja de herramientas" nuestra propia destruccion
                                                                                      

No comments:

Blog Archive