UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Wednesday, July 21, 2010

"NO HE VENIDO A TRAER LA PAZ, SINO LA GUERRA", JESUCRISTO

                                 Cristo, después de ser bajado de la cruz

"No creaís que he venido a traer la paz;
no he venido a traer la paz, sino la guerra.
Porque he venido a poner discordia
entre el hijo y el padre,
entra la hija y su madre,
entre la nuera y su suegra;
de modo que tendrá cada uno por enemigos
a la gente de su propia casa..."

                San Mateo 10, 21-34 y 10, 35-11, 5

La parábola es elemental:
no podemos seguir la doctrina de Cristo,
sus enseñanzas,
sin tenerse por enemigos
a la gente de nuestra propia casa,
es decir, al 'status quo' al que pertenecemos,
que, al igual que el pueblo del $anedrín Colonial
que lo mandó a crucificar,
siempre son los enemigos de clase
de todo Redentor que viene a
"darle la Buena Nueva a los Pobres,
a Emancipar a los Cautivos
y a predicar la Liberacion de los Oprimidos",
porque todos sabemos que,
con 'Amor y Paz',
es imposible e ilusorio el conseguirlo.
Y esto es lo que, a toda costa,
se impide, se omite y se tergiversa,
para que nadie se atreva
a darle la Buena Nueva a los Pobres
en un Mundo donde se crufican
a los que predican en este sentido.

LA FINITUD DEL HOMBRE ES DIALECTICA: LA MUERTE ES INMORTAL: NO ES DIALECTICA, POR LO TANTO, EL HOMBRE ES LIBRE, LA MUERTE NO ES LIBRE: NO PUEDE MORIR, PERO, SIN EMBARGO, LA MUERTE Y LA LIBERTAD SON DOS ASPECTOS DE LA MISMA COSA

Si.
La Muerte es lo unico que nunca Muere:
Es Inmortal.
Es Permanente.
Y es Eterna, precisamente,
porque se nutre de las Impermanencias
que produce en Todo lo Demás.
Es el Tornillo-Sin-Fin
que se alimenta de todos los Fines.
Es la Tesis Constante
que subsiste, "in eternis", por su Antítesis.
Es la Infinitud que se sostiene de finitudes,
pero una entidad 'finita' es, 'necesariamente',
diaclectica, y, por lo tanto, libre;
en cambio la Muerte no es dialectica,
no es 'libre': esta condenada a ser Inmortal,
a no morir nunca,
a no ser libre nunca.

Dice Hegel a traves de A. Kojeve:

"Hegel ha dicho que corresponde a toda entidad 'finita' el suprimirse dialecticamente a si misma...En este pasaje se afirma que toda entidad finita es dialectica y que lo es necesariamente. Decir que el Hombre es dialectico, no solo es decir que es individual, libre e historico, sino tambien afirmar que es esencialmente finito. Mas la finitud radical del ser y de la realidad 'aparecen' en el plano 'fenomenologico' humano como algo que se llama Muerte. Por consiguiente, decir que el Hombre se 'revela' como 'Individuo libre historico' (o como 'personalidad') y que 'aparece' como esencialmente 'mortal' en el sentido estricto del termino, es expresar de manera diferente una sola y misma cosa: un individuo libre historico es necesariamente mortal, y un ser verdaderamente mortal es siempre un individuo libre e historico.
Para quitarle a este aserto su aspecto paradojico, es menester decir cuanto antes que para Hegel la muerte humana es esencialmente distinta que la finitud de los seres puramente naturales (pues el hombre tiene conciencia, fue castigado a tener conciencia de su finitud --y las otras criaturas no--, y desde este momento adquiere la 'opcion' -libertad- de responderla, y puede contestarla, negandola, en los mitos, sublimandola, en la religion, o suicidandose) 
...Si el Hombre, segun Hegel, solo puede ser en verdad humano porque debe y puede morir, no muere para resucitar ni para vivir en otro Mundo que no sea el Mundo natural donde nace y crea por la Accion su propio Mundo historico.

De manera general, la introduccion de la nocion de la Muerte no modifica en nada la descripcion hegeliana de la Dialectica que ya conocemos. En resumen, decir que el Hombre es mortal (en el sentido en que es consciente de su muerte, que puede alcanzarla voluntariamente o "negarla" en un mito de inmortalidad), es sostener lo mismo que cuando se afirma que el Hombre es una totaliad o una entidad dialectica: La Totalidad aparece siempre como un individuo libre e historico que necesariamente es mortal, y el ser en verdad mortal es por fuerza un Individuo libre, historico, que es y existe como una Totalidad o entidad dialectica..
Pero se trata de ver algo mas de cerca por que es asi. En principio, es evidente que un ser dialectico o "total" no puede ser sino finito o mortal. En efecto, no hay por definicion Dialectica y por tanto Totalidad sino donde hay Negatividad. (Muerte). Pero la Negatividad en estado aislado es la Nada pura. Su "sintesis con la Identidad o el Ser dado (Sein) solo puede ser una penetracion de la Nada en el Ser, es decir, un aniquilamiento de este ultimo o un aniquilamiento de la Nada en él". Mas el Ser solo se aniquila en el Tiempo y la Nada se aniquila en el Ser en tanto que Tiempo. El Ser dialectico total (es decir, el Espiritu en la Fenomenologia del Espiritu, o la Vida en la terminologia del joven Hegel) es pues necesariamente 'temporal': es 'el Tiempo realizado', o, si se quiere, materializado, es decir, un Tiempfo que dura (en el Ser o en el Espacio). Pero durar, es tener necesariamente un comienzo y un fin. (en el Tiempo) que 'aparecen' como nacimiento y muerte. Un ser dialectico o total, en efecto, es siempre mortal, por lo menos en el sentido que su existencia empirica es finita o limitada en y por el Tiempo,  y , como ser dialecto, libre.


Pero la Muerte "dialectica" es mas que un simple final o limite impuesto desde afuera. Si la Muerte es una "aparicion" de la Negatividad, la libertad como sabemos, es otra de sus formas.
(En cuanto que si "pensar -existir- es negar lo dado", es, precisamente, por 'el uso de esa libertad' que 'podemos negar')
La Muerte y la Libertad no son pues sino dos aspectos ("fenomenologicos) de una sola y misma cosa, (porque si la muerte 'mata
al Hombre' convirtiendolo en un ser finito, dialectico, libre, ello afirma que, sin la muerte, el hombre no podria ser libre, por lo tanto, libertad y muerte tienen que sere dos aspectos, fenomenologicos, de la misma cosa) de modo que decir "mortal" es decir "libre" y a la inversa."

E, indublemente, con logica soligistica, decir "inmortal" --como la Negatividad de la Muerte que 'no muere' y, por lo tanto, es inmortal--- es, tambien, a la inversa, no ser "libre", porque, es obvio, que si el hombre nunca muriese, si el hombre no fuese un ser dialectico, nunca podria ser libre.
Pero el retoque final llega cuando se dice que "La Muerte y la Libertad no son pues sino dos aspectos ("fenomenologicos) de una sola y misma cosa": Yin-Yang en el maximum de su Expresion Dialectica

LA RUTINA HUMANA: "TEDIUM VITAE"


El hombre es el único animal que se aburre.
El hombre es la única criatura
que tiene sentido y aprehension
del tedio de su rutina cotidiana,
del perpetuo ritmo del manubrio
que mueve su existencia,
sus circunvalaciones,
sus quehaceres,
sus pensamientos,
sus entrañas,
sua alas,
sus cadenas,
sus valles,
sus montañas.
Que es lo mismo
que decir que el hombre es la unica conciencia
que tiene 'conciencia' del 'repetir'.
(Claro que el 'homo sapiens' es unico en muchisimos mas aspectos en relacion con todos los demas seres, pero aqui tomamos especificamente el susodicho tema de la rutina)

¿Cuando, filogeneticamente, se nos clavo este
...digamos, 'rejon'?
Tal vez con la aparición del ocio que surgió cuando la agricultura, unos diez mil años atras, comenzó a acumular mas de lo que se necesitaba diariamente para subsistir, y empezó a tener cierto tiempo libre, entre ciertas clases, y se catapultó a reflexionar, en el vacio de la ausencia de trabajo, y pensar es siempre 'manubrio que le da vuelta al 'eterno retorno', a la repeticion de las cosas, a la introspeccion del duplicado, a la fotocopia insistente de lo ya pasado, a subir el monocorde de la roca sisifica que nos asedia por todos lados.
Tal vez vengan por aqui los tiros.

Porque todo son ciclos , vueltas y revueltas, Cosmos en lo que todo, en continuum, se revuelve alrededor de algo, como la Tierra y los astros giran, como la vida y la muerte caminan, como la noche y el dia saltan a la comba de las perennes sombras, luces y melodias, como la sistole y la diastole bombean sangre en el cuerpo que palpita, como el dormir y la vigilia generan la corriente del rio que nos lleva a las orillas, como el 'ying y el yang' que gira, como aquella zarzuela española --de la cual no me acuerdo su nombre-- donde se canta:
"Ay, ayayay...que trabajo nos manda el Señor,
levantarse y volverse a acostar..."

Hoy me he levantado 'enzarzuelado'
con ese "trabajo que nos manda el Señor",
con una tremenda gnosis del tener que volver a repetir lo mismo que ayer, que anteayer...Es el sindrome del 'repetir', palimpsesto, hastio, de-presion, nausea, orquídea mustia, fragata hundida, disco rayado.

Y me he visto como el cuadro de Van Gogh, Los Prisioneros, dándole vueltas al patio del paralepipedo de mi arresto domiciliario urbano. Una parábola mas en las vueltas de campana de este campanario de la rutina humana que a veces se nos congela en medio del alma.

Blog Archive