UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' ". Manuel Freytas



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Wednesday, January 20, 2010

¿"DOBLAR LAS CAMPANAS" O EMPUJAR?

    
           Jesus al latigazo sacando
          los mercaderes del Templo






"Señales de los Tiempos"
19 de Enero 2010

"CUBA DEBATE"

'Contra el Terrorismo Mediatico
19 de Enero 2010
manuel cidoncha-hinestrosa dijo:


Quisiera comentar un artículo de Manuel Freytas que se ha extendido por las redes de la comunicación electrónica y que creo que tiene que ser rectificado, en su mensaje final, por conllevar el típico y neutralizante nihílismo burgués.

El artículo dice así:


“Para los niños “informatizados” que juegan a las muñecas con los SMS, para las multitudes que lloran y se conmueven con los ídolos televisivos, para los jóvenes transculturizados con música fashion y cultura tecnotrónica, para las mayorías planetarias “programadas” a diario con individualismo y sociedad de consumo, Haití es solo un punto indiferente en la pantalla del TV.
Si alguien creía haberlo visto todo con las masacres israelíes en Libano y Gaza, o con los exterminios estadounidenses de civiles en masa en Afganistán, Irak o África, estaba equivocado. Haití superó todo lo que una mente puede imaginar.


Ya no se trata de bombardeos selectivos o de masacres militares masivas, se trata de algo peor: La indiferencia masiva (nivelada a escala planetaria) ante la muerte y el sufrimiento de seres humanos.


En solo minutos, un Apocalipsis natural se abatió sobre Haití y enterró entre los escombros a más 50.000 personas (que pueden ser cien mil) convirtiendo a ese país en un cementerio a cielo abierto.


Decenas de miles de cuerpos humanos, de niños, ancianos, mujeres y adultos, permanecen desmembrados, ensangrentados, muertos o agonizando sin atención médica, con dolores, con sufrimiento extremo, mientras los que quedaron vivos y lo perdieron todo deambulan como zombies entre los cadáveres y las ruinas de un país devastado.


Los testimonios de los corresponsales son escalofriantes: “El suelo está lleno de muertos… y a la gente no le importa”. En el Haití fantasma (donde Hollywood y la ciencia ficción se quedaron sin argumento), mientras los vivos duermen entre los muertos, o mientras la víctimas arman barricadas con cadáveres para protestar por la falta de ayuda, el mundo no se detiene. Niños, mujeres, hombres, de la misma especie, con el mismo cuerpo, con las mismas vísceras, con la misma capacidad de sentir y de pensar, continúan indiferentes con su rutina.


Para los niños “informatizados” que juegan a las muñecas con los SMS, para las multitudes que lloran y se conmueven con los ídolos televisivos, para los jóvenes transculturizados con música fashion y cultura tecnotrónica, para las mayorías planetarias “programadas” a diario con individualismo y sociedad de consumo, Haití es solo un punto indiferente en la pantalla del TV.
¿Por quién doblan las campanas?

Doblan por una humanidad que se ha quedado (masivamente) sin sentimientos ante la muerte y el martirio de un semejante.


Doblan por la “población sobrante” de Haití, y por las muchas que vendrán detrás de Haití.


Doblan por el discurso decadente y vacío de los políticos mundiales y de los banqueros que han convertido al planeta en un gran cajero automático.


Doblan por un sistema (el capitalismo) que ha convertido (y nivelado) a los seres humanos en una manada electrónica solo destinada a dos funciones básicas: Consumir y elegir presidentes.


Doblan por la decadencia (de un sistema que agoniza sin morirse del todo), y por el fin de las utopías y de las causas revolucionarias transformadoras.


Doblan por los zombies: Por los de Haití, y por los del resto del mundo, que también caminan, sin rumbo, entre la muerte de las rutinas cotidianas y de las vacaciones.


Doblan por los que creen (de buena fe) que van a cambiar el mundo (criminal y depredador del sistema capitalista) sentados frente a la computadora.


Las campanas de Haití doblan, en fin, por todos nosotros.”

...................................................................................

Y creo que se tenía que rectificar así:


Tremenda.
Verdaderamente tremenda descriptiva
de un Mundo que cala hasta los tuétanos,
de un Cosmos en el que,
a veces,
falto ya de todas las herramientas
para poder lidiar con él,
sólo se nos ocurre decir,
como en el autobús:
-”Parada, que me bajo”-.


Pero éste autobús viaja sin paradas.
Lleva las puertas cerradas
por los mismos que lo conducen.
Y, peor aún,
se nos ha vuelto obsoleto:
su motor ya dió todo
lo que tenía que dar,
ya no cumple las finalidades
del VIAJE COLECTIVO en el que vamos todos,
ya no satisface las necesidades de los viajeros.

Lleva razón el autor:
“Las campanas de Haití doblan por todos nosotros”.
También lleva razón cuando dice,
entre paréntesis,
(¿solo etre paréntesis nos lo dejan decir?):
“el mundo (criminal y depredador del sistema capitalista)”.

Y es entonces cuando esa descriptiva de éste Mundo
que cala hasta los tuétanos,
y del cual no nos podemos bajar
porque lleva todas las puertas y ventanas cerradas
para que nadie se pueda escapar,
éste Mundo del que el autor,
también llevando razón,
y entre paréntesis otra vez,
dice que las campanas
"doblan por la decadencia
(de un sistema que agoniza sin morirse del todo)”

...Y ES ENTONCES, AQUI,
PRECISAMENTE AQUI,
SEÑOR MANUEL FREYTAS,
DONDE USTED OMITE LA HERRAMIENTA DE CLASE PRINCIPAL (QUE DEBIO SER COROLARIO DE SUS ADJETIVOS), LA MISMA QUE NIETZSCHE EXPUSO SIN PESTAÑEAR:
“CUANDO VEAS ALGO TRASTABILLAR, AGONIZAR, EMPÚJALO”.
¿CUANDO VAMOS A DEJAR DE “DOBLAR LAS CAMPANAS”, SEÑOR FREYTAS, Y A EMPUJAR?

Blog Archive