UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICA Y POLITICA, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Friday, January 15, 2010

SOLUS IPSE




Solus Ipse:
Yo sólo.
I alone.

"El pensamiento de un hombre es, ante todo, su nostálgia"
                                                       Albert Camus

"El hombre no es más que deseo de reconocimiento, de aprobación"
                                                        Friedrich Hegel

"El pensamiento puro es como viajar por Europa con un mapa de Dinamarca"
                                                         Soren Kierkegaard



Mañana de nostálgia.
Mañana sin reconocimiento.
Solus Ipse, en mis cementerios,
en mis amuletos,
en mis fantasmas,
en mis huesos.
Un desorden infantil siempre nos tiene en movimiento.
Horfandad perpetua desde que nos empuja el Viento.
Nostálgia de perder constantemente lo que queremos.
Reconocimiento inhallado
al tomar la flor que no olemos.
Es la gran tregedia humana
que todos callamos,
para no vernos.
Es ese tirón telúrico y nocturno
que acarreamos en el desvan de lo No-Pensado,
allí, sí, allí dónde lo esencial lo ocultamos,
dónde están nuestos tuétanos:
ese Sol al que mirar no podemos
porque su Luz cegaría nuestros sueños,
lo que somos, lo que pretendemos.

Tal vez el escribir, el 'puro pensar', nos lleve siempre,
como dice Kierkegaard, a "viajar por Europa con un mapa de Dinamarca"...y que coincidencias, en estos mares nadando,
por azar, entré en contacto con un 'blog' titulado:
"¿Por qué escribimos?",
de Ana von Rebeur
E interesado en tal pregunta, le escribo dicíendole:

Hola, Ana, acabo de entrar en tu "blog" que me ha parecido muy interesante con esa pregunta de "¿por qué escriben los que escriben?"...por 'nada bueno'...no, es broma.
Creo que hay muchísimas maneras de responder a ello, y todas válidas, puesto que la respuesta es totalmente subjetiva.

Bueno, en realidad, como todo, es un proceso en el que hay que empezar teniendo las suficientes herramientas para ello (un bracero dominicano, por ejemplo, ni se hará nunca esa pregunta), y después, 'a posteriori', surge la menesterosidad de usarlas (como experimento y praxis), que es, básicamente, el hecho de tratar de entender, de entendernos, el tratar de colocar las piezas disueltas de éste "rompi testa" (que acarreamos) en sus lugares correctos.

Creo que la génesis (antropológica) de éste 'conundrum' debió ocurrir cuando, al alcanzarse estos 1.500 centímetros cúbicos de capacidad craneal que nos hace 'homo sapiens', (aunque otros se quedaron solamente en 'erectus' ), quedamos separados de la Naturaleza, de nuestros congéneres y de nosotros mismos, y en éste sentido "el escribir" es como un intento de 'regresar', de tratar de alcanzar algo que perdimos al comer del "arbol de la ciencia del bien y del mal"...aquel día acíago cuándo nos dieron la patada y nos sacaron de la armonía ancestral.

Y lo que perdimos, creó, fué la comunicación por 'transmisión de pensamiento', que, si la contínuaramos teniendo no tendríamos la necesidad de escribir ni de mover la lengua (que es un organo destinado -por evolución natural- tan sólo al proceso de comer y digerir) para comunicarnos por el habla...un 'habla' que, por lo que se ve en ésta 'Babel' actual, no nos está ayudando mucho a entendernos...
..mas o menos.

manuel cidoncha-hinestrosa,
un saludo

P.D.:
Me parece que Hegel respondería a tu pregunta de ésta forma:
"Der Mensch Anerkennem"
"El hombre sólo es Deseo de Reconocimiento".
Tal vez escribamos para ser "re-conocidos",
Horfandad ancestral ("Solus ipse", Yo, solo; I alone) que siempre llevamos en nuestras alforjas y que necesita...pues eso, reconocimiento,
aprobación,
aqui-escencia.
Tal vez yo te escriba éstas líneas
para ser re-conocido por 'el otro', por ti.
Tal vez todo esto de la 'Internet',
de los 'Blogs', de la cultura, de la escritura...de ese tratar inútilmente de comunicarnos los unos con los otros no sea más que uno de los vectores del Trágico Paralelogramo de Fuerzas
de la desvalida criatura humana
que nunca termina de encontrar esa huídiza Resultante que venímos buscando (bajo el llamado 'Progreso') hace ya millones de años.

15 de enero de 2010 13:53

                                      

LA HECATOMBE DE HAITI


"Lo más curioso de esta historia es que nadie pronuncia una palabra para recordar que Haití fue el primer país en que 400 mil africanos esclavizados y traficados por los europeos se sublevaron contra 30 mil dueños blancos de plantaciones de caña y café, llevando a cabo la primera gran revolución social en nuestro hemisferio. Páginas de insuperable gloria se escribieron allí." (Fidel Castro)


"Paginas de insuperable gloria"...y "nadie pronuncia una palabra" sobre ello.
¡¡Que gran verdad!!


Pues ya es hora.
Ya es hora de saberlo, aunque sea en momentos dolorosos; tal vez la história de las odiseas y hazañas de los pueblos salten a la palestra cuando nos vemos en la necesidad de compensar el sufrimiento (y el anonimato) de dichos pueblos recordándoles las páginas mas dignas y gloriosas que han escrito sus hombres y mujeres.


Y ésta es una de esas páginas.
Se trata de Bouckman, que el 14 de Agosto de 1971 inciaba una de las mas insignes rebeliones de esclavos de todos los tiempos, y, que sin haber leído a Albert Camus, en el alba inarticulada de su insurrección, ya estaban inscritas en él las palabras con las que el pensador francés comenzó su famoso libro "El Rebelde":
"¿Que es un rebelde? Un hombre que dice 'no', pero su negación no implica renunciación. El es también un hombre que dice 'si' desde el mismo momento que hace el primer gesto de su rebelión. Un esclavo que ha acatado ordenes toda su vida, y que de pronto decide que no puede obedecer ninguna orden más. ¿Qué quiere decir con su 'no'?. Quiere decir que su esclavitud ha ido demasiado lejos, se ha hecho insoportable, y dice: 'hasta éste punto, sí; a partir de aquí, no' "


Eso fué lo que se dijo Bouckman aquel 14 de Agosto. Lo mismo que escribió Camus: "hasta éste punto, si; a partir de aqui, no".
Y así empezaron a hacer historia los esclavos de Haití.


"Se dice que Bouckman era jefe de cermonias "vaudoux" y que inició la rebelión de los esclavos con una de esas ceremonias que tuvo lugar en el bosque del Caiman, en la propiedad de su amo. Esto sucedio en la noche del 14 de agosto de 1791. El primer establecimiento atacado fue el de Le Normand de Mezy. Al amanecer estaban levantados los esclavos de toda la zona, los de Acul y la Petit-Anse, los de Dondon y la Marmelade, los de Plaine du Nord y la Grande Ri­viere. La rebelión era total; ardian los cañaverales y los cafetales, las lujosas casas de vivienda, los edificios de las fábricas de azúcar y de ron, las cuarterías de los esclavos. Los amos, sus mujeres y sus hijos eran muertos a golpes de machete y quemados en las hogueras de sus propias casas.
La rebelión, que había estallado al oeste de Cap-Francais, se extendió inmediatamente al sur y al este, a Trou, la Limonade, el Quar-tier Morin, de manera que una semana después del levantamiento de Bouckman, Cap-Francais estaba cercada por millares de esclavos enfurecidos, que destruían todo lo que hallaban a su paso.
Encerrado en la ciudad del Cabo, de Blanchelande (el procónsul francés) se dedicó a organizar fuerzas y el día 24 de agosto enviaba solicitudes urgentes y desesperadas a las autoridades españolas de Santo Domingo, a las inglesas de Jamaica y a las de los Estados Unidos "para que en nom-bre de la humanidad y de sus propios intereses envien socorros fraternales". La mención de la humanidad sobraba, pero la "de sus pro­pios intereses" era oportuna. Los Estados Unidos se apresuraron a enviar armas y municiones y en el mes de diciembre George Washing­ton escribía estas palabras:
"QUE LAMENTABLE ES VER TAL ESPIRITU DE REVUELTA ENTRE LOS NEGROS".
Y, efectivamente, era lamentable porque esos negros de Haití dejaban lo mejor de su vida en los ingenios para que los Estados Unidos fueran suplidos de azúcar y ron a cambio de la harina y el pescado seco de Norteamérica con lo que los amos blancos les daban de comer."
("Desde Cristobal Colón a Fidel Castro", Juan Bosch)


El 'Founding Father', Washington, estaba en lo cierto. Washington D.C., hoy, en el 2010, sigue viendo esos "espíritus de revuelta", de Justicia, de Razón, de la misma manera; tal vez porque hoy en día siguen recibiendo de sus "Haiti's" esa misma "azúcar y ron" trasformados ya en materias primas, mano de obra barata e intereses bancarios...a cambio de "la harina y el pescado seco" con el que siguen pagando a los pueblos colonizados. Debe ser ya una hermenéutica ancestral (y congénita) esa del Imperium de sentir de manera "lamentable" el hecho de que los pueblos decidan romper sus cadenas y decir, con Bouckman y Camus, "hasta este punto, sí; a partir de aquí, no"; sobre todo si se trata, como en el caso de Haití en aquellos tiempos, de "la más importante de las colonias azucareras del Caribe", como la llamó Adam Smith en su libro "La Riqueza de las Naciones"


Hoy en día el azúcar es menos dulce. El petróleo, los minerales, las divisas y el complejo militar-industrial son mucho más apetitosos y sabrosos que el azúcar caribeña.
A Haití le robaron su dulzor, y los records históricos que no mienten y que son muy explícitos y contundentes al respecto, señalan, de manera apocadíptica, quienes fueron sus verdugos y saqueadores.
Ahora, ese mismo mundo trata de ayudarlos en la inconmensurable tragedia en la que se encuentran. Pero también ahora, a la luz de tantas calamidades, sería un buen momento para Reflexionar, para saber medir el alcance de las acciones de pillaje que, tan fácilmente, pueden reducir a pueblos enteros a la miseria perpetua y a la ruína física y moral.
Por eso esperamos que ésta ayuda internacional, que ésta solidaridad con la desgracia actual de Haití, transcienda su cariz de caridad y pábulo samaritano para cobrar una conciencia pública que en éste Hemisferio se ha venido aplazando y omitiendo por tantísimo tiempo ante la infra-pobreza de un pueblo que ha permanecido por tantísimo tiempo relegado a un vergonzoso status sub-humano de desesperación colectiva.
Y esperamos que éste infierno de Dante en el que (ahora) está sumido el históricamente glorioso pueblo hatiano, sirva, no solamente para decantar coyunturalmente lo mejor que acarreamos (en nosotros mismos) en darle una mano circunstancial a la desolada población en general, sino que sirva también para coadyuvar en la dirección de construír algo más estructural y profundo para que así se pueda implementar, de una vez por todas, unos cimientos sociales sólidos sobre un auténtico andamiaje de independencia política y de un nuevo, real y Justo desarrollo económico en el que queden paradas totalmente las sucias geo-maniobras de los imperios y poderosos para seguir exprimíendo hasta el último jugo a éste super-explotado pueblo; para que así, en el caso de otro embate de la Naturaleza contra la isla, nunca más se vuelva a producir la enorme dimensión de daños que éste terremoto ha causado.


Si, ayudar a superar ésta hecatómbe haitiana, pero quizás lo mas transcendental, lo que tenemos el deber de aprender y responder, es que Haití, bajo ninguna excusa o subterfugio, puede volver a ser, después de este terremoto, el Haití de antes.


Tal vez sea ésto lo que el apocalípsis producido por la Madre Tierra nos haya querido transmitir y enseñar.

Blog Archive