UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...

UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ...
"EL CAPITALISMO NO ES NADA MÁS QUE UNA EMPRESA DE LADRONES COMUNES DISFRAZADA DE 'CIVILIZACION' QUE EXTENDIÓ, IMPERIALÍSTICAMENTE, A ESCALA GLOBAL, UN 'SISTEMA' (ECONÓMICO, POLÍTICO, IDEOLÓGICO Y SOCIAL) PARA LEGALIZAR Y LEGITIMAR CON LEYES UN ROBO MASIVO Y PLANETARIO DEL TRABAJO SOCIAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES, ENMASCARADO DE 'ECONOMÍA MUNDIAL' " Manuel Freytas -- "LA SITUACION DEL CAPITALISMO HOY EN DIA NO ES SOLAMENTE UNA CUESTION DE CRISIS ECONOMICA Y POLITICA, SINO UNA CATASTROFE DE LA ESENCIA HUMANA QUE CONDENA CADA REFORMA ECONOMICA Y POLITICA A LA FUTILIDAD E INCONDICIONALMENTE DEMANDA UNA REVOLUCION TOTAL" Herbert Marcuse, 1932



"UN SISTEMA ECONÓMICO CRUEL


AL QUE PRONTO HABRÁ

QUE CORTARLE EL CUELLO"

¡ QUÉ GRAN VERDAD !
PORQUE FUÉ ESE MISMO
SISTEMA ECONÓMICO CRUEL,
PRECISAMENTE,
¡ EL QUE LE CORTÓ EL CUELLO A ÉL !


Tuesday, January 12, 2010

MAÑANA EMPALADA (pesimismo cultural)


Mañana empalada

en ríos que desaguan
cruzando vaguadas y atalayas
en corrientes y flujos
que, cíclo tras cíclo,
erosionan,
desgastan y crean
perfíles nuevos,
valles y playas;
decídme, mañana empalada:


¿Dónde están los jardines
que irían a surgir del desierto?;
¿dónde las avenidas
con vistas magníficas
de tierras y cielos?;
¿dónde el viento prometéico
que empujaría las velas del Progreso?;
¿dónde la 'libertad' de Hegel
y la de tantos otros que,
aunque 'limpíandolo',
lo siguieron?;
¿dónde la miel, dónde el romero?;
¿dónde el mundo que la Razón y las Ciencias
nos prometieron?

Ahora estamos varados en arrecifes
que están en las cartas marinas
con la que otros nos advirtieron,
que los conocíamos,
que los conocemos,
pero, sin embargo,
el barco navegó derecho a ellos,
y ni el capitan,
ni la tribulación,
ni los pasajeros,
hicieron nada para cambiar el rumbo
y dirigirnos a buen puerto,
y los pocos que se amotinaron
fueron arrojados por la borda
con la complicidad de todos los marineros.

Por eso te preguntamos:
¿Por qué, mañana empalada,
se dirigió la embarcación
hacia ese peligroso barvolento
dónde nuestra quilla tocó fondo
y ahora tendremos que esperar
(¿por cuánto tiempo?)
a que una gran marea,
una gran revolución oceánica,
suba las aguas para ponernos
a navegar de nuevo?                                                                               

Blog Archive